Por Valentinne Rudolphy
14 agosto, 2015

Consumía 6.500 calorías diarias entre papas fritas, hamburguesas, dulces y pastas.

Definitivamente tienen que conocer a Katie Hopkins. Esta mujer británica ha participado en reality shows, tales como el conocido «The Apprentice» en su versión inglesa, además de participar abiertamente en los medios como columnista y no dudar en compartir sus opiniones por redes sociales. Y, ¿por qué es importante? Pues fue la protagonista de un «experimento» que no dejó indiferente a quienes la siguieron.

Luego de declaraciones públicas en las que Katie afirmara que «Nadie puede tener sobrepeso y ser feliz. Es solo un pretexto«, recibió vía Twitter muchas opiniones contrarias y de desagrado frente a sus dichos. Hopkins no dudó un segundo y se propuso una meta: ganar 23 kilos y volver a bajarlos, para demostrar que si uno tiene sobrepeso o es gordo u obeso, es solo culpa de la pereza de uno mismo.

«La gente siempre me ha dicho, toda mi vida, ‘Eres tan afortunada de ser delgada’, y quería probar que no hay excusas para tener sobrepeso», fue lo que dijo a un programa de televisión. Así, comenzó una dieta que contaba con 6.500 calorías diarias, sin ejercicio, llevando un diario de alimentación. Luego, en octubre del 2014, se propuso volver a su peso normal en tres meses, y para enero lo logró, incluso lográndose ver más delgada. Hopkins lo hizo y esta es su experiencia.

Puede interesarte