Por Simona Villela
11 octubre, 2017

¡Cuando digo no despertar, es no despertar!

No todos somos personas activas en la mañana. Eso es un hecho, y se ha determinado que las personas tiene momentos de mayor capacidad mental, dependiendo de si son noctámbulos o madrugadores. Lamentablemente, el mundo laboral tanto como el escolar rara vez están dispuestos a flexibilizar sus horarios para los noctámbulos, y es por eso que nos encontramos con los Trolls Mañaneros.

Los Trolls mañaneros son las personas que no funcionan bien en las mañanas, convirtiéndolas en el peor momento del día tanto para ellos como para las personas a su alrededor.

Debo admitir que me considero una de estas personas, y creo que muchos se sentirán identificados con estas 15 demostraciones de nuestro Troll interno.

1. Todo lo que intentes hacer antes del mediodía te cuesta el doble.


2. Nunca se te ocurriría usar el hashtag #iwokeuplikethis (Me desperté así) porque… No.

Mara Parra

3. Las personas te tienen miedo hasta que vuelves a ser tú mismo.

Mara Parra

4. Tu pelo generalmente representa tus emociones muy, muy bien.

Mara Parra

5. Tienes que darle una advertencia a todas tus posibles parejas.

Que no se les ocurra salir a subir un cerro antes de las 12 a.m., porque eso no va a pasar.

Mara Parra

6. Varios pequeños animales y niños han llorado por tu culpa.

Mara Parra

7. No soportas la luz, menos aún los rayos del sol.

Mara Parra

8. Tus bostezos + Tu aliento en la mañana = Morir sólo.


9. Detestas a las personas que son felices demasiado temprano.

Mara Parra

10. Tus sentimientos son tan horrorosos como tu cara.

Si las personas supieran la cantidad de veces que los has matado en tu cabeza, no te hablarían más.


11. No hay mayor diferencia entre tú y Gollum.


12. Pobre de la persona que te despierte temprano un fin de semana. Sin importar la razón.

Mara Parra

13. Has dormido con los ojos abiertos más veces de las que puedes recordar.

Mara Parra

14. No puedes producir palabras, sólo sonidos guturales.

Mara Parra

15. Tus ojos demuestran mejor que nada lo muerto que estás por dentro.


A pesar de todo, también sabemos que somos las personas que trabajan mejor en la tarde, cuando los madrugadores sólo quieren tomarse una siesta, o los que pueden seguir de fiesta hasta las 5 de la mañana porque la somos los dueños de la noche, mientras los madrugadores se están quedando dormidos antes del primer brindis.

Te puede interesar