Por Daniela Morano
18 Abril, 2017

En primer lugar, no pueden jugar Monopoly.

Resulta que la Familia Real Británica hace más que simplemente saludar en eventos públicos y ocupar sombreros enormes y maravillosos. También tienen varias -muchas- reglas que todos quienes se unan o sean parte de la familia, deben seguir. Porque aunque el resto del mundo haya seguido su curso, esta familia muchas veces sigue pretendiendo que viven en el siglo XVII. 

Desde no demostrar afecto en público y atender ceremonias religiosas durante todo el día de Navidad, hay muchas rarezas que deben cumplir.

AP

Desde que el Príncipe Harry hizo pública su relación con Meghan Markle, The Mirror hizo una lista de cosas que tendría y no tendría que hacer si llegan a casarse.

Es divertidísima.

En primer lugar, no pueden jugar Monopoly.

Pixabay

Como muchas familias tradicionales, la Familia Real seguro disfruta de un buen juego de mesa durante las reuniones familiares. Pero este juego está totalmente prohibido ya que es demasiado agresivo. Al parece fue el Príncipe Andrés de York quien lo prohibió.

Segundo, no a los mariscos.

La familia más importante del planeta no puede comer mariscos, supuestamente para prevenir intoxicaciones ya que si se enferman, no podrían realizar importantes tareas.

Sin embargo el Príncipe Carlos sí ha sido visto comiendo alguno más de una vez.

Pixabay

Tampoco pueden tener opiniones políticas.

La tradición de la familia es mantenerse callados cuanto se trata de políticas después de que uno de sus ancestros literalmente haya perdido su cabeza durante la guerra civil. Y técnicamente son los representantes del Reino Unidos y embajadores.

Irónicamente, sí pueden votar. Sólo deciden no hacerlo.

Pixabay

Finalmente y la más importante, deben siempre mantener un orden. Es decir, mantenerte en tu lugar según rango.

Actualmente va la Reina Elizabeth y Felipe, el príncipe Carlos y Camilla, William y Kate, y Harry. De casarse con Harry, Meghan iría al lado de él.

AP

Y tú, ¿qué piensas de estas reglas?