Por Juan David Montes
26 agosto, 2016

Las mujeres se divirtieron más que cuando hablaron con él.

Gerald Kitching vive en Maidstone, Inglaterra. Este soltero de 40 años estaba inscrito en varios sitios y aplicaciones de citas como Tinder, Plenty of Fish, Match y Bumble, en los que había obtenido los números telefónicos de más de 200 mujeres. Mientras se disponía, supuestamente, a borrar a algunas de su lista de contactos, cometió un error y terminó agregándolas a un mismo grupo de WhatsApp.

nintchdbpict000261704693 2
Fuente

Al principio, las mujeres no comprendieron bien a qué tipo de grupo habían sido añadidas.

De acuerdo con el diario británico The Sun, la mujer que entendió la conexión con los otros 256 números que estaban en el grupo escribió lo siguiente:

“¡¡¡Creo que este podría ser un tipo con el que algunas de nosotras hemos hablado en Tinder!!! Que se llama a sí mismo ‘terapeuta sexual'”.

Las integrantes del grupo compartieron sus percepciones sobre Gerald, coincidiendo en que tenía una rutina de acercamiento agresiva e incómoda.

Otra le comentó lo ocurrido a Gerard:

conversación 2
Fuente

Una de las mujeres que Gerald conoció en Tinder conversó al respecto con The Sun:

“Él preguntaba detalles personales y lo que realmente me desconcertó fue que me mandara una foto de su pene”.

Como la mujer no respondió con una foto del mismo calibre, él reaccionó con violencia y le manifestó que dejara de hacerle perder el tiempo.

nintchdbpict000261688348 2
Fuente

Los nombres de las mujeres agregadas al grupo comienzan con las letras J, K y L, así que tan sólo se trata de una fracción de todos sus contactos.

nintchdbpict000261688405 2
Fuente

A pesar de la cantidad de números telefónicos conseguidos por Gerald, su éxito con ellas fue realmente moderado. El tabloide mencionó que tan sólo una de las 256 añadidas al grupo admitió haber “caído bajo sus encantos”.

nintchdbpict000261704652 2
Fuente

Sin embargo, Gerald se ha promocionado como experto en citas e incluso difundió publicidad en Facebook en la que aseguraba que podía ayudar a sus clientes a ser maestros en el arte del flirteo y existe un perfil en LinkedIn en el que se acredita como terapeuta sexual.

nintchdbpict000261704699 2
Fuente

Al final este error se convirtió en una divertida sesión para varias decenas de mujeres.

Puede interesarte