Por Josefina Pizarro
13 Abril, 2017

“Cuando terminas de hacerle la reconstrucción se miran al espejo y lloran. Es increíble como esto les puede cambiar la vida”.

Las personas tienden siempre, pero siempre a hacer prejuicios. En especial por el cuerpo de otros, como si fuera relevancia total el tener más o menos peso, el cabello colorido o tatuajes en el cuerpo. En especial esto último. Los tatuajes hoy en día son vistos como poco serios, “que nadie te va a contratar” y así. Pero… ¿Qué pensarías de este tatuador que “regala pezones” a las mujeres que se sobrevivieron al cáncer de mama? Tienes que conocer la historia de Diego Staropoli, la cual es conmovedora y totalmente inspiradora a la vez. 

Según la organización mundial de la salud, el cáncer de mama es el tipo de cáncer más mortífero entre las mujeres de 20 a 59 años en todas las partes del mundo.

AP

De hecho, se estima que anualmente fallecen 458 mil mujeres al año por esta causa.

Es por eso que las mujeres que sobreviven a esta terrible enfermedad, son unas verdaderas guerreras que no todo el mundo sabe apreciar.

Ahí es cuando entra Diego Staropoli, una de las personas más bellas que he visto.

Mandinga Tattoo / Facebook

El hombre, de 25 años y tatuador de estrellas, “reconstruye” mamas de mujeres que padecieron cáncer.

Según La Nación, en un sólo año 150 mujeres provenientes de todo Latinoamérica visitaron el estudio de tatuajes del barrio porteño de Lugano, Argentina, para encontrar a Staropoli, no para hacerse una mariposa ni nada de eso, quieren recuperar una parte importante de su cuerpo que se las arrebató el cáncer: sus pezones.

Mandinga Tattoo / Facebook

El trabajo de Staropoli es tapar las cicatrices que dejó la mastectomía y reconstruir sus areolas mamarias a través del tatuaje. Y lo hace completamente gratis.

Mandinga Tattoo / Facebook

La gente está tan acostumbrada a que generalmente hay algo malo detrás que hasta cuando se van siguen pensando cuál es el negocio. Y no es ninguno. Yo pongo los materiales y no cobro nada” afirma.

¿Cómo se le ocurrió la idea?

“Un seguidor mío de Facebook me contó que alguien en centroamérica lo hacía. Tomé la idea y la adapté a mi manera” dijo.

Mandinga Tattoo / Facebook

Comenzó a hacerlo desde fines de 2015 y le ha tocado de todo. “Pasaron por acá desde una diputada que dejó el Audi en la puerta e insistió para pagarme hasta una chica de 17 que tuvo cáncer de mama a los 13. Todas, con historias de vida muy fuertes”.

“Cuando terminas de hacerle la reconstrucción se miran al espejo y lloran. Es increíble como esto les puede cambiar la vida”.

Pero claro, tampoco es ajeno al cáncer de mama: “Mi abuela se sometió a una doble mastectomía y mi madre a una parcial”.

“Mi abuela se bañaba con la remera puesta para no mirarse”.

Atiende a dos mujeres por día, y dice que les cambia la vida.

Mandinga Tattoo / Facebook

“Este es mi pequeño homenaje a todas las mujeres que pueden hacerse este cambio después de su lucha y también a las que no superaron la enfermedad”.

¡Qué bello e inspirador! Todos podemos ayudar de alguna manera a los que sufren, busca la tuya.