Por Daniela Morano
11 Abril, 2017

Te cambiará la vida.

Quién no ha sufrido la desgracia de entrar a un baño público y encontrarse con cosas asquerosas no sólo en el retrete, sino que veces incluso en el piso o el lavabo.  Más de alguna vez hay orina en la orilla del retrete, o en casos aún peores, sangre. Y nos preguntamos si acaso nadie les enseñó en casa un mínimo de decencia. O aseo personal. Lamentablemente hay momentos en los que por más que uno intente aguantarse, tienes que correr al baño.

Pero quizás este estudio, publicado por New York Magazine al menos nos ayude a encontrar el más limpio.

Al parecer, los hombres escogen los retretes más cercanos a la puerta, mientras que las mujeres los que están más alejados.

Según la encuesta, el 40% de los hombres va al más accesible directamente, el 32% a la derecha y el 28% a la izquierda.

Mientras que el 34% de las mujeres va a la izquierda, el 29% al más directo desde la entrada, y el 37% a la derecha.

La conclusión a la que llegaron es que en general el que menos ocupan las mujeres es el primer retrete de la fila.

“*Coro angelical* *Corre la cadena del baño*”

¿Los que deben evitar sí o sí? Los del medio. Pues estamos condicionados a escoger la opción del medio si se nos presentan varias opciones. Antropólogos lo llaman “preferencia centralizada”.