Por Juan David Montes
27 enero, 2017

Sería cuestión de hormonas.

Un grupo de especialistas de la Universidad de Zúrich, una institución suiza, llevó a cabo un experimento en el que se demostró que la forma de caminar de las mujeres que todavía no han llegado a la menopausia no se altera cuando llevan a cabo una tarea relacionada con sus habilidades verbales. Por su parte, en los hombres fue evidente que surgió una interferencia en este patrón.

La diferencia se debería a que las mujeres por debajo de 60 años cuentan con altos niveles de estrógeno.

Para llevar a cabo el estudio, se contó con la colaboración de 83 personas saludables, hombres y mujeres, que se dividieron en tres grupos: de 20 a 40 años, de 40 a 60 y de 60 a 80.

Los voluntarios tuvieron que realizar dos actividades: usar una caminadora mientras fueron sometidos a un test de Stroop y, simplemente, usar la caminadora.

The Royal Society Publishing

El test de Stroop consiste en la identificación de colores en palabras que designan un tono diferente. La actividad cerebral que requiere llevar a cabo esta tarea ocurre en el hemisferio izquierdo del cerebro.

DocSlide

En el hemisferio izquierdo también se coordina el movimiento del brazo derecho cuando una persona camina.

Durante las pruebas fue evidente que en los hombres y mujeres mayores de 60 años el movimiento del brazo derecho disminuyó notablemente cuando fueron sometidos al test de Stroop.

Se cree que el estrógeno, más abundante en mujeres jóvenes, podría ser fundamental en esta propensión por la multitarea:

«Cuando el estrógeno está presente, la activación de estos receptores puede conducir a la reorganización de redes neuronales y tal vez mejorar la función en la corteza prefrontal».

Ya lo ha confirmado la ciencia.

Puede interesarte