Por Felipe Hernández
3 noviembre, 2016

¿Quién dijo que debían dejar de sentirse sensuales?

Noelia Morales es el nombre de la creadora de Anna Bobby, una marca de ropa que se dedica a fabricar parches orientados a las mujeres que han debido someterse a mastectomías por los efectos del cáncer de mamas y han tomado de la decisión de no someterse a la cirugía para reconstruir sus pechos. Ella es también una sobreviviente al cáncer de mamas y esa fue su inspiración para volver a encontrarse con su sensualidad.

Anna Bobby y sus parches son una invitación a aceptar una nueva forma de femineidad, que permite sentirse una mujer sensual con uno solo de sus pechos.

Marçal Vaquer/Anna Bobby
Marçal Vaquer/Anna Bobby

En una entrevista con Broadly, su creadora comenta que el origen de estos parches fue su propia experiencia intentando sentirse sexy nuevamente. “Un día corté por la mitad un sujetador precioso, puse la prenda alrededor de mi cicatriz, como un parche pirata y de frente, ante el espejo, sentí que salía esa Anna Bonny que tenía en mi”, comenta acerca de la experiencia que le tocó vivir cuando tan solo tenía 43 años.

La referencia a los piratas no es casualidad, ya que el nombre está inspirado en una mujer valiente, una sobreviviente de la vida real.

Marçal Vaquer/Anna Bobby
Anna Bobby

Anne Bobby fue el nombre de una pirata, una de las pocas que se han conocido en la Historia. Según Noelia Morales, ella era una mujer hermosa, valiente y bisexual que desapareció la misma noche en que iba a ser ejecutada. Escapando de la muerte, porque nunca más se volvió a saber algo acerca de ella… Hasta que se convirtió en el alma de estos parches de piratas.

Marçal Vaquer/Anna Bobby
Marçal Vaquer/Anna Bobby

El mensaje de Anna Bobby es poderoso, emotivo y completamente sentimental, ya que intenta darle a las mujeres la fuerza para dejar ir una parte de ellas sin perderse en el camino.

Los parches son fabricados en su totalidad con seda de la mejor calidad, hechos a mano por manos artesanas en Barcelona y aunque su precio es algo elevado, incluso existe una plantilla con la que cualquiera puede crear su propio parche de pirata valiente.

Anna Bobby es un ejemplo de que no es necesario ser víctimas, cuando se puede ser sobrevivientes orgullosas de sus cicatrices.

Puede interesarte