Fuente: Kate Murray Photography.

A pesar de los malos pronósticos, la quimioterapia y una masectomía, esta mamá salió adelante para conocer a su fuerte bebé.

Un nuevo milagro fue retratado de la mano de la fotógrafa Kate Murray, quien retrató la fortaleza en su estado más puro, y lo que el amor de una madre puede lograr, a pesar de la adversidad. Ella publicó hace poco en su página de Facebook, parte de la sesión que fue invitada a documentar por parte de la familia.

«Esta es la definición de fortaleza, amor, y belleza en su estado más puro. Esta madre fue diagnosticada con cáncer mamario en etapa 3, a la mitad de su embarazo con su bebé de sexo sorpresa. Le removieron un seno y pasó por quimioterapia mientras cargaba con su bebé milagroso. Fue inducida a las 36 semanas para poder recibir mayor tratamiento», fue lo que contó Murray sobre su experiencia.

6ba0b98a_11182113_1569441636655729_4812746715436117023_n.xxxlargeFuente: Kate Murray Photography.

Las fotografías muestran esta historia de valor, en la lucha por dar a luz a otra vida, mientras la madre lucha por salvar la propia. «El niño nació listo para probar al mundo que heredó su fortaleza de su madre. Se amamantó del seno restante y el cuarto se llenó de muchas emociones. Amamantar genera un lazo sagrado, y este hace que mi corazón se rompa y se infle al mismo tiempo. Soy más que bendecida por conocer a esta mujer y su familia, y honrada porque me preguntó que documentara estos preciosos momento«.

Día a día estas historias ocurren. Padres y madres que dan la vida por sus hijos y verlos nacer. Esta madre continuará con su tratamiento, mientras su pequeño prematuro continúa creciendo sano. La fotógrafa llama a que todos pensemos en esta familia y brindemos nuestras oraciones y apoyo, al verlos como ejemplo, para que tengan una larga y bella vida por delante.

Puede interesarte