Por Emilia García
3 agosto, 2015

Sí, todos hemos mirado para el lado alguna vez, no lo neguemos.

No tenemos de qué avergonzarnos, porque un reciente estudio concluyó que sentirse atraído por otra persona a pesar de estar en una relación es algo inevitable, y las siguientes cifras lo comprueban.

[jwplayer player=»2″ mediaid=»239690″]

Otro estudio de investigadores de la Universidad de Columbia, Indiana y Kentucky-Lexington investigaron a 160 mujeres de entre 19 y 56 años casadas y en relaciones largas, y el 70% dijo haberse sentido atraídas alguna vez por personas que no eran sus parejas. La mayoría de este 70% experimentó esta sensación con personas del trabajo, lo que en realidad no es sorprendente considerando que está comprobado que nos van atrayendo más las personas a medida que pasamos más tiempo con ellas.

large-2

@barbara_ptasznik_9

Pero no te alarmes, porque la verdad es que en realidad esto es bueno para nuestras relaciones. Estas pequeñas atracciones no significan el final de un matrimonio o noviazgo, porque de hecho, las mujeres encuestadas revelaron que este sentimiento mejoró sus relaciones. «La mayoría de las mujeres que reportaron atracciones no reportaron impacto en sus relaciones. Las participantes también reportaron que estas atracciones hicieron que aumentase el deseo por sus parejas», escribieron los investigadores.

Captura-de-pantalla-2015-07-31-a-las-17.45.55

@martiss_sky

Las personas que notaron más incremento sexual en la relación confesaron que se hacía una suerte de embudo con sus parejas llevando toda esa atracción hacia ella. En otras palabras, no tener relaciones sexuales con las personas por las que se sintieron atraídas en realidad las hizo querer tener más relaciones sexuales con sus parejas. Y no, no piensen mal, esto es algo completamente normal, y nos pasa a todos los seres humanos. Quedémonos con eso que dice «las participantes reportaron que estas atracciones hicieron que aumentase el deseo por sus parejas». Mejor así.

Puede interesarte