Por Catalina Yob
28 marzo, 2017

Pero sí, lo era.

Akua Agyemfra tiene 20 años y actualmente vive en Toronto, Canadá. Hace un par de días y como acostumbra hacer, concurrió hasta su lugar de trabajo por la mañana, en donde se le informó que debía retirarse de las dependencias laborales debido al peinado con el que había asistido ese día.

Al contrario de lo que muchos podrían imaginar, Akua no había teñido su cabello de color púrpura, ni lo había cortado con extravagantes formas, sino que simplemente decidió atar su cabello y no llevarlo suelto porque recientemente se había quitado las extensiones. 

Akua Agyemfra

Akua trabaja actualmente en un restaurant de comida rápida, el cual la forzó a renunciar a un día de trabajo por llevar el cabello recogido. En una entrevista con CBS News, lo joven explicó que el establecimiento requiere que sus empleadas lleven el cabello suelto pero sin embargo, ella tomó aquella decisión porque no quería mostrar su cabello sin las extensiones. 

Aún cuando parezca irrisorio que un restaurante obligue a sus trabajadoras a trabajar con melena, me sigue pareciendo aún más indignante la experiencia que sufrió esta chica, y las consecuencias que esto le trajo. Luego de que fue enviada a casa, tuvo que mantener embarazosas conversaciones con sus compañeras para explicarles por qué había sido expulsada ese día de forma tan repentina. 

“Me enorgullezco de mi pelo natural, decidí dejarlo así en el trabajo para que mi pelo no se cayera”.

󾌳󾰛󾌵

Posted by Akua Agyemfra on Monday, September 26, 2016

Ante el lamentable incidente, el lugar de comida no se ha pronunciado al respecto, por lo que esperamos que la joven haya recibido disculpas por parte de la empresa que la humilló por la forma en como luce su cabello, para posteriormente forzarla a abandonar su lugar de trabajo. 

CBC

¿Qué opinión te merece la decisión del restaurante?

Puede interesarte