Por Florencia Sanchez
16 marzo, 2015

¿Te complica conversar con tus hijos sobre relaciones? Este testimonio te puede ayudar. 

Este texto fue escrito originalmente por Lea Grover para ScaryMommy

Volvió a suceder. Estaba sentada en la mesa para cenar con mis hijos, cuando noté que la mano de mi hija jugaba bajo su falda.

“No tocamos nuestras genitales cuando nos sentamos a comer. Ve a lavar tus manos y termina tu comida,” la regañé. Ella asintió con la cabeza, corrió, lavó sus manos, y volvió a comer pedacitos de su cena.

large-1

Los niños pequeños se tocan a sí mismos. Mucho. Es algo fascinante para ellos. Ellos no tienen un sentido de vergüenza ,de disgusto o de miedo hacia sus cuerpos. El cuerpo es lo que es. Hace lo que hace. Y todo lo que hace es algo increíble.

La primera vez que pillé a uno de mis hijos jugando con sus genitales no dije nada. Estuve paralizada momentáneamente con indecisión. Algo que sabía era que no quería gritar “¡No!” O “¡Detente!” .Claro, me ahorraría la incomodidad de ver a mis hijos jugando con sus genitales en el suelo de la sala de estar pero ¿qué tipo de lección sería esa?

Como padres, mentimos todo el tiempo. Sobre el Conejo de Pascua o el Viejo Pascuero o el conejo de los dientes. Mentimos mucho. Pero una cosa sobre la que yo nunca miento es sobre las relaciones íntimas. 

No quiero que crezcan avergonzados de sus cuerpos o confundidos sobre lo que estos hacen.Hago un esfuerzo, siempre, de ser honesta sobre la reproducción humana. Sobre todos los aspectos de ella.

large

Y eso es lo que significa ser padres con una actitud positiva hacia las relaciones. Significa no mentirles a los niños sobre él para alejarlos de comportamientos que no consideramos saludables. Es decirles la verdad, toda la verdad, y permitir que la asimilen para que puedan tomar sus propias buenas decisiones.

Es enseñarles que necesitan que sus parejas usen preservativos.Que acostarse puede causar embarazos y contagiar enfermedades, incluso usando protección, por lo tanto hay que ser muy responsable.

Contarles a los niños la verdad sobre las relaciones íntimas no es lo mismo que darles permiso para que lo tengan, es informarles y no censurarles el tema. 

Visto en ScaryMommy & todas las imágenes de We Heart It

Puede interesarte