Por Laura Silva
12 mayo, 2015

“Estamos privándolos de oportunidades para aprender a tomar el control de sus vidas» – Dr. Peter Gray. 

Cada día vamos cambiando el estilo en que hacemos las cosas. La tecnología y modernidad y las nuevas investigaciones y modelos recomendados por expertos en niños, se han mezclado, creando una generación de padres que son cada vez más cuidadosos y sobreprotectores con los niños, como ya lo hemos discutido con anterioridad.

Sin darnos cuenta, hemos automatizado y creado un acuerdo social acerca de criar a nuestros hijos con mayores límites y cuidados, en especial desde pequeños. Esto se refleja en temas como el gran temor a que se expongan a cosas naturales como la tierra o los gérmenes (con productos de limpieza elaborados y publicitados para alejar y proteger a tu hijo de ellos), el estar sobre los niños como si fuésemos autores de la novela omnisciente de su vida, y, por último, el gran miedo que hay de que hoy los niños estén libres por la calle.

niños9Fuente: We Heart It.

Un minuto. No digo que deben correr libremente e ir a pagar las cuentas y luego a comer un helado solos. Pero, como cuenta Clemens Wergin en su columna para el New York Times, es impresionante cómo en la cultura occidental hemos creado esta idea de meter a todos los niños en una burbuja. De hecho, en un último estudio de la Universidad de California, se observó que en los hogares norteamericanos, los niños pasan un 90% de su tiempo libre en la casa, normalmente frente a alguna pantalla.

El mundo está lleno de peligros, pero no por eso viviremos en su función. Las probabilidades de que algo malo pase, son tantas como de que no suceda nada. Y no hace tantos años que el panorama era totalmente diferente, lo que refleja el nivel de seguridad que siente la ciudadanía. Jeffrey Dill, un investigador de la Universidad de Virginia, comenta al respecto que: «Casi todos [sus entrevistados] recuerdan infancias con libertad ilimitada, donde podían andar en bicicleta y caminar por parques, calles, bosques, sin vigilancia de los padres«.

niños2Fuente: We Heart It.

Más que exponer a los niños a peligros, pues ningún padre quiere eso, es poder darle una cantidad de libertades que los haga sentir con responsabilidad. Esto ayuda a que los niños crezcan con mayor control de sus vidas, en vez de sentirse reprimidos, y puedan utilizar más sus aptitudes y capacidades para resolver los problemas que se les enfrenten. Puede ser dejarlos ir por una vuelta en bicicleta, o salir a buscar a sus amigos del barrio. Mientras estos lazos con otros padres se refuerzan a través de confiar en el otro.

Sino, seguimos criando pequeños paranóicos, que a su vez serán padres de este mismo modo. Debemos encontrar un equilibrio que nos ayude a todos vivir en paz.

Puede interesarte