Por Fernanda Peña
21 Abril, 2017

No toleran sus imágenes “provocadoras”.

Aliya Shagieva, de 20 años, es el centro de la discordia entre los ciudadanos de Kirguistán, un país de Asia Central con una población principalmente musulmana. La joven se volvió tema de conversación porque publica a menudo en Instagram las mismas cosas que publicaría cualquier otra mujer occidental de su edad. El problema está en que Shagieva es una figura pública. Para ser exactos, la hija del actual Presidente, Almazbek Atambáyev.

La polémica ha alcanzado tal relevancia, que Aliya Shagieva se volvió tema para los medios de Occidente. Una foto suya haciendo lo que toda madre hace llegó a protagonizar la portada del diario italiano La Verità, como se aprecia en esta captura de Instagram.

Allya Shagieva Instagram

Para los usuarios musulmanes que la siguen en Instagram (y también para los que no), la gota que rebosó el vaso llegó con el anunció su embarazo. Ocurrió hace apenas un mes, y Shagieva lo hizo a su manera: preparó una foto en ropa interior donde dejó ver su vientre de nueve meses. Y las fotos “provocadoras” continuaron.

El nieto del Presidente nació en marzo, y Shagieva se vio tentada a compartir su rol de madre como lo hacen muchas mujeres usuarias de la red social. Cambiar al pequeño, abrazarlo, brindarle caricias y amamantarlo. Después de todo, ¿quiénes somos para juzgarla?

Allya Shagieva Instagram

“Las normas y las ideas sobre la modestia son difusas, y pueden cambiar según la cultura, el tiempo y otros factores. Es por esto que es inútil discutir sobre eso. ¿Cómo podríamos saber lo que será socialmente aceptable en unas pocas generaciones más?”

-dijo en un comentario muy acertado de Instagram, citado por Emol.

Shagieva declaró además que no pretende hacer caso a las intimidaciones y críticas. Por el contrario: manifestó que seguirá publicando las fotografías presuntamente “provocadoras” e instó a revaluar la connotación sexual que ha alcanzado la imagen del busto femenino.

Allya Shagieva Instagram

“Me gustaría compartir mis pensamientos sobre algunos de los errores que comenten las personas que publican cosas en línea. Error número uno: sexualizar el busto femenino. Error número dos: discriminar a las personas cuyos padres ocupan cargos de importancia”.

-Shagieva.-

Y continuó:

“Las personas han olvidado el real propósito del busto femenino, y lo han convertido en un objeto para satisfacer los ojos de los hombres. La sociedad convierte a los senos en un objeto sexual, en un atractivo y luego juzga a las mujeres que recurren a la cirugía plástica porque sus senos son demasiado pequeños/grandes o tienen distinta forma”.

Interesante e inteligente manera de responder a los críticos.

Te puede interesar