Por Valentinne Rudolphy
13 noviembre, 2015

¿Qué es lo que hay detrás de estos bellos y perfectos ‘famosos’ de las redes sociales?

Hace apenas una semana fue que todo estalló. El quebrantado testimonio de Essena O’Neill se hizo viral, y muchas dudas se generaron en torno a la “fama” que se tiene en redes sociales. Esta chica de 18 años habló de la soledad y falsedad que se da en Instagram. En ser famosa a través de estas vías. En cómo todo es un montaje para tener una vida perfecta en fotografías.

Muchas personas criticaron esta posición. Y otras chicas que hacen lo mismo salieron en defensa de su estilo de vida. Algo que parece casi una “profesión” a estas alturas.

Hoy el mundo de Internet es toda una industria económica en sí. Otros patrones operan, que no hubieran existido por sí solos. Y es por eso que se da cabida a este tipo de situaciones. En el que chicas y chicos hacen de su vida social un trabajo. Y es que el morbo e interés que tenemos por ver las publicaciones de esto, ayudan a que esto se de.

En el fondo, todo es bastante superficial. No las personas que están en ello. Pero el sistema y “trabajo” que tienen es demasiado volátil. Ellos quieren popularidad y exposición. Pero con el poder, siempre vienen consecuencias.

MS&U @jayalvarrez

A photo posted by ALEXIS REN (@alexisren) on

Tener atención de sobra sólo para ti, todo el tiempo, es algo con lo que no todos pueden lidiar. Tu vida deja de ser tan personal como lo creías. Todos los ojos están en ti. Pero son unos segundos de tu vida. Retratas apenas unos segundos para compartir, y en eso se basa tu imagen. En eso se basa tu carrera.

Muchos de estos “modelos” de Instagram, no tienen ni la mitad de glamour del modelaje normal. Es más, el modelaje siempre se ha visto como algo ostentoso, pero es bastante explotador.

Monday #OOTD

A photo posted by Vesta Lugg (@vestalugg) on

Las marcas les pagan o les regalan productos para los expongan en sus redes. Pero la mayoría de las veces todo el resto corre por su cuenta. Las fotos, el maquillaje, la locación, y los intentos hasta que la fotografía salga satisfactoria. Es un esfuerzo aún más grande. Un estilo de vida que no todos aceptarían.

No todo es falso, porque muchos comparten estas cosas de manera natural. Quienes los vemos somos clientes, pero sin tener idea de que lo somos. Algunos deseamos tener la misma suerte, sin pensar en el trabajo duro que ello significa. Todo se ve muy bonito por fuera, pero requiere esfuerzo.

Dancing into the sunset with @aliciadunstancreative

A photo posted by Maximiliane Hansen⚡️ (@earthlingmaxi) on

La marca quiere verse vinculada a tu imagen. Porque tú también has generado una marca. Una cierta naturalidad que ellos desean. Eso sí puede ser algo forzado. Pero como en cualquier trabajo, hay que recrear ciertas situaciones para lograr una manera de vivir.

Llama la atención también que la mayoría de quienes están envueltos en este mundo, son demasiado jóvenes. Es obvio, por la edad y la tecnología. Pero a la vez el ser famoso en Instagram se plasma como un ideal en la mente de cientos de jóvenes, que aún no están listos para el desafío.

Monday Morning ✔️

A photo posted by m i r e n c h u (@mirenalos) on

En resumen: no todos son falsos. No. Sí requieren preparación, y algunas cosas que no serán tan naturales. Pero uno no puede juzgar a las personas sólo por una foto.

Lo que sí, por más bello y glamoroso y entretenido que se vea, no lo es tan así. Estas personas están arriesgándose por seguidores. Están exponiéndose por recibir regalos, por ser populares, por tener una plataforma para expresarse. Pero como a Essena O’Neill, hay a quienes se les puede ir el asunto de las manos.

Puede interesarte