Por Andrea Araya Moya
19 marzo, 2015

“Probablemente no lo tengo todo, pero soy feliz con lo que tengo”.

A medida que creces sueles tener algunas ideas bastante claras sobre quién quieres ser en el futuro. Quizá luego pienses que “tener 25 es ser viejo”. Entras a la universidad con la seguridad de que te ganarás al mundo con tus planes a 5 o 10 años. Luego conoces a veinteañeros y treinteañeros que apenas saben qué hacer con su vida, y luego piensas “esto no me sucederá”.

veinte2

Sí, a mi también me pasó. Ahora que ya estoy a semanas de cumplir los 25 me doy cuenta de que fui ingenua al creer que tendría todo lo que había planeado, pues creía que tendría millones de cosas a esta edad, pero no fue así. Éstas son las principales:

1. Mi casa propia

Egresé hace un año de la universidad y aún vivo con mis padres. No digo que eso sea malo, pero quizá esperaba haberme independizado y ver la ciudad desde el balcón de mi departamento.


2. Un sueldo de varias cifras

No, nadie de los que conozco pensaba que tendría un trabajo automáticamente luego de salir de la universidad, sobre todo que este considerara un sueldo millonario. Bueno, sí, quizá hay algunos pocos compañeros que ganan mucho dinero y quizá hasta nos da envidia (sana, eso sí).


3. Un hijo

Tengo hermanos menores, y creo que siempre he tenido una sensibilidad innata frente a los niños. Sí, creía que a esta edad ya sería madre y hasta imaginaba que quizá ya estaría casada con muchos niños y perros.

veinte1


4. Un cónyuge

Como dije antes, estaba segura de que a esta edad ya estaría casada, pero la verdad es que estoy feliz de tener pareja, así que ese no es problema, en realidad.


5. Una cuenta bancaria que no me haga temblar

Aún transfiero dinero de mi cuenta de ahorro a mi cuenta corriente para pagar mis deudas. A veces lo hago para comprar comida. A veces para comprar zapatos. Como puedes notar, mis finanzas son para reírse.


6. Mi carrera laboral soñada

Esta es la peor. Siempre creí que a esta edad ya sería completamente exitosa en mi área laboral, aunque ahora estoy contenta de estar recién empezando en algo que me gusta.

Con esto no digo que todas estas cosas sean estrictamente necesarias para ser feliz o sentirse plena, de hecho es lo contrario, son cosas que toda joven esperaría tener a esta edad, pero no tienen la experiencia de saber que si no están no te hará infeliz, pues, mírame, aquí estoy yo, recién comenzando y sintiéndome completamente feliz.

veinte3

Visto en Hello Giggles & Imágenes de We Heart It

Puede interesarte