Por Laura Silva
26 junio, 2015

Quiero recuerdos de cómo nació y ha crecido nuestro amor.

No hace mucho que estoy casada con mi esposo, de hecho puede que sea un tiempo insignificante. En nuestros cinco años juntos como marido y mujer hemos creado el camino para comenzar nuestra familia, en la que hoy hay dos integrantes más. Dos pequeños muy opuestos, uno aún demasiado pequeño para que lo conozcamos del total, y mi pequeño de dos años que está descubriendo el mundo a través de sus propios sentidos.

No hay nada que me haga más feliz que la vida que llevamos nosotros cuatro. No somos perfectos, pero lo hacemos funcionar, y a mí me parece que bastante bien. Quiero atesorar cada momento de aquello, y claro, las fotografías sirven mucho para eso.

large-(1)

candylove-universe.

En especial con todo lo que hay hoy en día, registro todo. En especial aún que mis hijos son lo suficientemente pequeños como para que no les avergüence ninguna cámara. Y así sumamos fotos y recuerdos de nuestra familia, tanto de los cuatro como con las personas con las que vivíamos antes: padres, hermanos, primos, tíos y abuelos. Son todos una extensión de lo que representamos como familia.

Tenemos tradiciones importantes y también otras insignificantes. Y bueno, últimamente he creado la nuestra propia. De mi esposo y mía. Y es que en cada ocasión que tengamos la oportunidad, nos saquen fotos. Pero a los dos solos.

large

@loudaaa.

Puede sonar como algo super obvio, pero no lo es. Usualmente en cada reunión familiar, cumpleaños, paseo y en el día a día hay fotos de los niños, de nosotros con los niños, de toda la familia o con algunos familiares, y algunas selfies sueltas de cada uno en pijama que no son dignas de enmarcar. Pero yo quiero fotos lindas de los dos, aunque sean en la cocina, pero los dos, retratados de la manera adecuada para preservarlo hacia el futuro.

Suena como algo obvio, no lo es. Suena algo simple, lo es. Pero también es muy importante.

Recién emprendemos este camino, pero espero que sea para siempre y que quede mucho más. Y que en 20 años más, tengamos dulces recuerdos de los dos a los que mirar, que sean solo de nosotros como pareja, como amor, pues de ese amor ha nacido todo el resto de lo que tenemos hoy. Y eso es maravilloso.

Puede interesarte