Por Candela Duato
13 enero, 2015

Esta foto conmovió miles de corazones cuando Ariane Grabill la compartió con nosotros este verano. Una imagen de ella meciendo a su hijo en la playa con los dos escondiendo sus caras en el abrazo. Ella había tomado a su hijo de 3 años, Aiden, quien estaba en la mitad de su tratamiento de quimioterapia cuando la foto fue tomada el año 2013. El momento fue capturado por su marido Zach. En esta pieza de today.com ella comparte la historia que existe detrás de esta foto que envió a Today cuando estaban pidiendo que se les enviara las fotos favoritas de las vacaciones y lo que pasó después de que la foto alcanzara más de 60.000 “Me Gusta”.

1D274907469004-today-grabill-cancer-son-141219-05.blocks_desktop_large

Estábamos de viaje en Florida. Esa playa en particular se llama Boca Grande. He ido a ese lugar desde que era una niña. Es especial para toda mi familia y queríamos que Aiden y los demás niños fueran a conocerlo y tuvieran unas buenas vacaciones. Por suerte, le estaba llevando la quimioterapia muy bien y los números eran buenos así que lo llevamos. Fue un viaje increíble. Estábamos casi al atardecer cuando decidimos caminar. Aiden se estaba empezando a cansar así que lo tomé en brazos, estaba helado así que lo acurruqué y justo Zach tomo una foto.

Para mí, esa foto representa unas vacaciones increíbles y un muy buen momento para nuestra familia. Fue una experiencia muy positiva. Muestra el amor incondicional de una madre. Eso es lo que siento cuando lo miro. Ni siquiera se ven nuestras caras en la foto. Se ve un un sentimiento, y por eso me gusta mucho la foto.

1D274907469003-today-grabill-cancer-son-141219-03.blocks_desktop_large

Aiden tuvo el Tumor de Wilms, un extraño tipo de cáncer que afecta principalmente a niños. Le quitaron un tumor que pesaba 1 kilo de su riñón y desde ese momento ha pasado por 25 rondas de quimioterapia y radiación. En septiembre del año 2013 recibió su último tratamiento y desde ahí que está libre de cáncer.

Para mí, esta lucha me ha dado una base para decir que cosas buenas salen de estas situaciones. El cáncer pediátrico es horrible y todos deben saberlo, pero existen lindas historias. Así es como yo lo estoy viendo. Entregando esperanza y una linda historia sobre el cáncer de niños a la gente.

Aiden está de maravilla. Le encanta su escuela. Es un niño muy feliz. Nunca sabrías por lo que pasó mirandolo. Nos encanta que sea un niño feliz y normal. Él no recuerda mucho de lo que pasó.

Y es una tremenda bendición.

Visto en Today Parents.

Puede interesarte