Por Ruben Peña Blanco
19 diciembre, 2016

¡Se quedó inmóvil y dejó de llorar!

Un padre vivió una hilarante experiencia con su bebé durante un viaje agotador en avión. Su pequeño no paraba de llorar en todo el viaje y aquella escena parecía sacada de una película de terror, por lo que, desesperado, decidió agotar todos los recursos para calmarlo: recostarlo sobre los pechos de una mujer. Y funcionó.

Imgur

El señor, que hizo pública su experiencia en la página web Imgur, entendió que este es el lugar universal más cómodo que tienen los bebés para dormir una siesta, y la señora, probablemente una madre experimentada, lo entendió.

El bebé presenció la magia de un regazo maternal hundió su cabecita en esta asombrosa almohada.

«Estaba teniendo el peor de mis viajes, este hombrecito que estaba experimentando su segundo vuelo estaba muy inquieto queriendo saltar a los brazos de mi vecina de asiento», dijo el hombre en una publicación por internet, que alcanzó unas 126.000 visualizaciones.

«Yo, exhausto de pelear con él, acepté la propuesta de la señora que iba a mi lado de sostenerlo para calmarlo. Sesenta segundos después, él hundió su cabecita en los pechos de esta extraña y se calmó», agregó.

«El poder de las bubis», bromeó la amable señora, al tiempo que me invitaba a descansar una siesta mientras ella sostenía al pequeño.

«La amabilidad de esta completa extraña me dice que después de un largo día, todavía hay esperanzas», concluyó el padre en su relato cibernético.

¿Has vivido alguna situación similar?

Puede interesarte