Por Valentinne Rudolphy
29 abril, 2015

No desesperes por no saber qué camino seguir. Atrévete a equivocarte y volver a intentarlo.

Toda nuestra vida es una suma de las decisiones que vamos tomando en el camino, o que, a veces, otros toman por nosotros (en especial cuando somos niños). Así vamos construyendo paso a paso nuestra vida, con sus aciertos y errores, de manera constante.

Mientras crecemos no tenemos mucho que decir, hasta que alcanzamos la edad en la que somos conscientes. Al principio somos demasiado inmaduros (más que lo que seguimos siendo) y puede que no pensemos mucho en lo que conlleva cada decisión. Y así vamos creciendo y avanzando hasta que llegamos a otra etapa del proceso: la década de los 20 años.

mujerFuente: We Heart It.

En esta edad ya estás o has pasado por la universidad, quizás has trabajado en algo y ya tienes una personalidad mucho más definida, aunque ese es un proceso interminable. Ya no acarreamos tantas dudas como en nuestra adolescencia, pero de todos modos, se nos hace difícil a veces decidir qué camino tomar. La inseguridad se centra en otro punto, y es que tienes aún toda la vida por delante, y con ello van demasiadas posibilidades.

Tantas que se puede volver más fácil no decidir nada, pero no será nada provechoso, como plantea la psicóloga Dra. Meg Jay: “No hacer decisiones no es seguro. Las consecuencias solo estarán más lejos en el tiempo, como en tus treintas o cuarentas“.

Comienzas a pensar “¿y qué pasaría sí…?”, y es ahí donde radica el caos. Mientras más opciones tienes sobre un tema, más te costará tomar la decisión. Y que esto se nos haga más complicado o no, depende de nuestra habilidad para percibir y discriminar las opciones que se dan. Según cómo sea tu pensamiento, esto será menos difícil. Pero a veces, temes arrepentirte de lo que elijas.

mujer17Fuente: We Heart It.

La buena noticia es que tienes aún demasiado tiempo para equivocarte. Puede resultar frustrante, pero es la mejor manera para poder saber qué será lo ideal para ti. Si no pruebas las posibilidades que tienes, te apegarás a lo más seguro o lo que más te agrada, pero puede que grandes cosas te estén esperando al otro lado de esa puerta que aún no te has atrevido a cruzar.

Tener todo el “mundo a tus pies” por así decirlo, tiene muchas situaciones diversas para ti. Pero no temas elegir algo, porque tendrás ocasión para probar otras cosas. Para conocer personas que te cuentes sus experiencias, e ir definiendo aún más quién eres y lo que quieres. No pierdas tiempo y simplifica tus pensamientos cuando te enfrentes al desafío de tomar una gran decisión. Nada malo – tan malo – pasará si te equivocas. Sé valiente y sortea lo que se te viene en la vida.

 

Puede interesarte