Por Valentinne Rudolphy
20 marzo, 2015

Ser la amiga-adulta de pequeñas y maravillosas personas es lo que llena mi vida.

Este artículo fue originalmente escrito por Caitlin Schanaker para Hello Giggles

Siempre supe que iba a tener hijos, y que quizás iban a ser muchos. Crecí en una familia de cuatro niños y me encantaba. De la misma forma, espero tener un lindo nido de niños algún día, porque tener hermanos es genial. Realmente que no hay nada como tus hermanos. Mi suegra solía decirle a mi esposo y sus hermanos cuando eran pequeños que «Dios los había escogido para ser mejores amigos de por vida«, y esa es la mejor forma de explicarlo. Es una relación maravillosa que es única y que durará en el tiempo.

Por otro lado, tenemos esto de ser tía.

Es poderoso. Define de forma diferente tu identidad. Realmente es una forma de vivir, un llamado a servir. Un llamado que está totalmente fuera de tu control. Entré a la categoría de las tías hace casi 4 años, cuando mi hermano mayor y su esposa tuvieron a la pequeña Abigail. Era tan linda y rosada y me cambió la vida. Ver cómo ha crecido ha sido totalmente loco. Brillante, emocionante, aterrador, impactante y maravilloso. Ha hecho que mi propia vida parezca moverse con mayor velocidad. Cuando eres capaz de ir midiendo tu vida a través de los cambios constantes de un niño pequeño, te das cuenta lo rápido que todo pasa.

unt3

Voy a ser completamente honesta con todos ustedes y les diré que en general no me gustan los niños. Sé que es algo horrible por decir, pero también sé que no soy la única (por favor, dime que no lo soy). Estar rodeada de niños no es algo natural para mí. Mi esposo es quien tiene un talento natural con los niños, es alguien que creo que ha querido tener hijos desde que era un niño. Siempre ha querido ser papá.

Soy la extraña que se siente más que bien sin tomar en brazos al nuevo bebé. Soy la única que tiene que controlarse para no disciplinar a los niños, simplemente porque me están volviendo loca. Soy la que tiene ideas realmente inocentes y ridículas sobre cómo ser padres porque… ¡Dios, si ese fuera mi hijo! Soy la que le habla a los niños como si fueran adultos porque no puedo soportar cuando les hablan como bebés, y porque ni siquiera sé cómo comportarme con ellos.

Soy la chica que nunca cuidó niños cuando era adolescente, porque prefería no tener dinero que pasar mis días con niños pequeños. Sé que soy un ser humano terrible. Normalmente bromeaba al respecto, pero es algo que honestamente me asusta. ¿Qué pasa si soy una mamá terrible? ¿Qué pasa si no me gustan mis hijos? No me gustan la mayoría de los niños, para ser honesta. Probablemente he mirado feo a tus hijos antes también (¡lo siento!).

aunt6

Pero hay algo bello en el centro de este post: ser tía.

Si convertirse en madre cambiará mi vida más de lo que lo hizo convertirme en tía, entonces no puedo esperar. Abby abrió una parte de mi corazón que ni sabía que existía. Ahora tengo 5 sobrinas y sobrinos y los amo mucho. Y eso es lo increíble del amor: no se acaba, sino que se multiplica.

Abigail es la mayor y ahora está en la edad en la que realmente puedo hablarle y contarle secretos. Puedo ver cómo sus ojos se iluminan cuando ve ropa bonita o joyas (no puedo controlar la emoción que siento imaginando nuestras compras juntas en el futuro), y tengo una posición privilegiada desde donde puedo ver cómo se desarrollan sus propios gustos e intereses. Es una criatura pequeña y fabulosa y me encanta estar cerca de ella. Estas son algunas de la razones por las que ser tía es lo mejor.

unt4

1. Tengo la posibilidad de ser una gran influencia en su vida

Este es un honor. Ya soy parte importante de su vida sin haber aportado nada. Tengo el poder y la bendición de estar siempre disponible para ellos. Hay algunas personas en la vida de un niño que siempre estarán con ellos y que influenciarán su desarrollo. La familia inmediata son los primeros, y luego vienen los aros externos, los amigos y los demás familiares. Darme cuenta de la importancia de nuestra relación, el rol privilegiado que tengo en su vida, es algo milagroso y que me llena de humildad. Es real y es para siempre.


2. Tengo una conexión más profunda con mis hermanos

Ver a alguien convertirse en padre es algo bastante revolucionario. Es algo que cambia a las personas y cambia la relación que tenemos con ellos. El hecho de que hayan cambiado y hayan hecho que el resto de nosotros nos convirtiéramos en tías y tíos genera una conexión mucho más profunda. Se requiere intención, paciencia, amor, honestidad, trabajo duro y entendimiento. Amar a los hijos de alguien más es como la parte blanca de una Oreo. Es tan importante como la galleta en sí.

aunt2


3. Me muestra un poco como es ser madre

Con un énfasis en ‘un poco’. Tienes acceso a ejemplos de la vida real de cómo es ser padres, pero puedes irte al final del día. No tienes que quedarte cuando tengan pataletas o estén enojados. Cuando todos están enfermos, cansados o con las encías inflamadas puedes descansar, ir a comer algo, tomar un trago y relajarte. Es una gran llamada de atención para todas aquellas personas que no tienen hijos y que creen tener todas las respuestas, porque la paternidad no es ninguna broma. Es algo real. Aprendes mucho con sólo mirar desde el exterior. Es iluminador, y para quienes planeamos ser padres, es algo que te prepara.

aunt


4. Tengo bellos nuevos amigos

Como tía, soy parte de su familia, pero también soy algo completamente diferente. Soy un adulto que tiene la oportunidad real de ser amiga de una niña que me ama, que me admira y que confía en mí. Quiero ser su mejor amiga (de una forma responsable y adulta, por supuesto).

Siempre hablamos sobre la familia cuando se acercan las vacaciones, pero creo que es un excelente momento para examinar y apreciar los muchos roles que tenemos como miembros de una familia. Hermano, hermana, padre, madre, hija, hijo. La familia es un hermoso rompecabezas compuesto de personas imperfectas que fueron creadas para amarse y apoyarse los unos a los otros. Me encanta eso. Y ser tía es lo que más me gusta.

Visto en Hello Giggles & Imágenes de We Heart It.

Puede interesarte