Por Valentinne Rudolphy
13 marzo, 2015

¡Deja al lado la timidez! Los estudios y la experiencia avalan la clave que es esta pequeña acción.

Cuando vemos a un hombre que nos atrae, inevitablemente nos quedamos mirándolo. Pero en el momento que nos vemos correspondidas, apartamos la mirada con gran nerviosismo y no nos atrevemos a volver la vista. Nos sentimos expuestas en ese momento, vulnerables al rechazo o indiferencia, solo por mantener los ojos puestos – literalmente – en el otro.

Pero el contacto visual es de suma importancia para el proceso de conquista y las relaciones, en verdad se aplica en general, mas se vuelve un arma más poderosa mientras estás conociendo a alguien. Esta es una señal básica de que estás estableciendo una interacción que es importante para ti, y le estás prestando atención. Si nos quejamos porque el chico al que miramos toda la noche no nos habló ni sacó a bailar, pero cada vez que veías girar su cabeza, te ocultabas tras tus amigas, no lo estás haciendo bien.

love-6

Para poder, primeramente, llegar a conocer a alguien, tienes que expresar tu interés y transformarlo en acciones. Y el mantener tus ojos puestos en el otro, es el primer paso y uno de los más impactantes. No puedes pretender que siempre sea el otro que de el primer paso, menos si no das ninguna señal. ¡No tengas miedo a exponerte! Al tener la mirada fija en ti, podrán establecer un contacto más profundo y sincero. Y los estudios avalan el poder del lenguaje no verbal en este sentido. En apartar tu vista o evitar observarlo fijamente mientras hablan, solo enviará señales confusas.

El mayor obstáculo que puedes encontrar para llevar a cabo esta simple acción es, como decíamos anteriormente, la inseguridad. Es necesario tener confianza para que te vean por lo que eres. Quieras acercarte en el momento o ya estás a minutos de tu primera cita, prepara tu mente. Si realmente te llama la atención y quieres atreverte, tómate unos minutos y hazte la idea de que es momento de ser una mujer de armas tomar.

pareja23

No se trata de mirarlo unos segundos: debes mantener la vista fija un periodo razonable para demostrar tu interés. Esto no te afectará en nada, quítale la idea de que leerá tu mente o poco más. Te ayudará también a poder descifrarlo a él y fijarte más en su lenguaje corporal. Poco a poco se irá haciendo más fácil, en la medida de que lo practiques, incluso con amigos puede ser una buena manera de acostumbrarse.

Poder mirar a los ojos establece un lazo, no de inmediato profundo, pero sí le da más confianza a la persona que te interesa, sobre quién eres y tus intenciones. No tengas miedo, ¡ya es hora de comenzar a aplicar lo aprendido!

Imágenes de We Heart It.

Te puede interesar