Por Valentinne Rudolphy
24 febrero, 2015

Generar buenos hábitos implica menos castigos y mayor comprensión.

A la hora de generar hábitos disciplinarios en tus hijos frente a un mal comportamiento, el darles un tiempo fuera es lo más popular y recomendado, tanto por pediatras como en expertos en desarrollo infantil. Pero según los autores del libro El Cerebro del Niño, Daniel J. Siegel, M.D; y Tina Payne Bryson, Ph. D., no es tan beneficioso como se podría creer.

En un artículo de la revista Time, los expertos han explicado que las últimas investigaciones acerca de las relaciones y el cerebro, no avalarían esta técnica. La estructura física del cerebro se ve afectada por las experiencias repetitivas que tenga un niño. Por ende, hay que poner suma atención cuando un padre responderá con una interacción disciplinaria durante la infancia.

padres-6

La disciplina debe consistir en enseñar, y no castigar. Cuando los niños son constantemente reprendidos, grabándolo como una experiencia negativa en su cerebro. Esta situación se puede, por ejemplo, observar en un encefalograma, tal como podría verse plasmado el abuso o dolor físico, por la actividad cerebral que detonan.

Dejar a un hijo sentado en un rincón le ofrece una experiencia de aislamiento, aún si se explica de manera amorosa. Se les forzará a estar solos y esto da la sensación de rechazo, lo que se contradice con los estudios sobre apego, que han demostrado la necesidad de ser calmados por personas que nos aman en tiempos de dificultad. Transmite que «solo estoy interesado/a en estar contigo cuando estés completamente bien«.

padres-3

Es por esto que muchas veces los niños responden de manera aún más negativa ante los castigos, en especial en casos como este, que se les prohibe la interacción social. Se ven sobrepasados emocionalmente e intentan expresar una necesidad psicológica instintiva, que no está siendo completada al sentarlos solos y no hablarles.

Además, el tiempo fuera es poco efectivo en la búsqueda de la disciplina. El ideal es cambiar cierto comportamiento y/o construir habilidades para con cierta situación. Se piensa que el niño reflexionará sobre su conducta, pero solo lo frustrará más, conllevando que sean menos capaces de controlarse a sí mismos o que generen una imagen negativa de sus padres. Con esto último, se pierde la oportunidad de adquirir empatía y la habilidad de resolver problemas.

padres-4

Una alternativa es dejar los límites claros mientras se enfatiza la conversación, la colaboración, y el respeto, lo que les da a los niños una oportunidad de practicar el tomar decisiones activas y empáticamente.

Los padres deben re-enfocarse en un tiempo dentro, que se base en forjar una conexión amorosa, como hablarle o confortarlo. Ayudarlos a calmarse y conversar sobre lo sucedido, será algo muy valioso para un hijo. Todo esto hará que la paternidad sea bastante más efectiva, y que traiga más recompensas a largo plazo.

Visto en Time & Imágenes de We Heart It.

Puede interesarte