Por Andrea Araya Moya
17 marzo, 2015

Celebrar a las personas que amamos, realmente vale la pena.

Este artículo fue originalmente escrito por Sarah Kiernan para Bustle

“¿Quieres ser mi dama de honor?” es una de las preguntas más dulces que una amiga te puede hacer. He contestado con un sonoro “¡sí!” 12 veces. Ser una dama de honor es maravilloso. Me honra que mis amigas confíen en que haré que su experiencia como novia sea tan increíble como ellas quieren que sea, y me veo rodeada de una serie de divertidas actividades nupciales como despedidas de solteras, fiestas de novias y compra de vestidos.

bride8

Mi emoción, cada vez que me han preguntado, era enorme, tanto que conseguía eclipsar lo que inevitablemente venía después: averiguar exactamente cómo pagarlo.

En la mayor parte de mis experiencias como dama de honor, o estaba en mis veinte recién cumplidos, ganando el salario mínimo, o en mis treinta, trabajando para una organización sin fines de lucro. Esos factores combinados con un costoso estilo de vida en la ciudad de Nueva York significaban que mis ingresos disponibles eran muy pocos. Siempre era consciente de mis limitados recursos, pero en el momento en que me ofrecían ser parte de la boda de una amiga, decidía “arreglármelas” a medida que aparecieran los gastos, y eso usualmente era agregarle deudas a mi tarjeta de crédito.

bride1

Cada boda es costosa. Por supuesto, esto incluye el vestido de dama de honor, que me ha costado algo entre 100 a 325 dólares. Gastar tanto dinero en un vestido duele, más si se considera que es un atuendo que solo usarás por un máximo de seis horas. No importa lo que digan los demás, nadie se siente bien en un vestido de dama de honor (emocionalmente o físicamente). Después, le agregas otros 100 dólares por arreglos y, además, el hecho de que mis opciones de talla extra grande sean más costosas, te da una receta de extra estrés, vergüenza y un gran pago en la tarjeta de crédito.

Luego está la fiesta de la novia, la cual suma otros costos imprevistos. La mayoría de las fiestas para novia que he organizado fueron divididas entre todas las damas de honor o la familia de la novia y han costado entre 100 a 150 dólares por persona, más 50 dólares para el regalo. Este es uno de los eventos más estresantes porque organizarlo es difícil. Me distraía fácilmente en el trabajo, porque estaba consumida por las respuestas de la invitación y los registros y haciéndome cargo de todos los detalles.

bride3

Y, obviamente, la despedida de soltera. A través de los años esto ha evolucionado de ser una divertida y maliciosa salida en la noche con las amigas a un fin de semana completo lleno de gastos, lo que significa que uno está pagando por un viaje fuera de la ciudad, que puede terminar costando cientos de dólares. El estrés de organizar una salida de fin de semana para un grupo de mujeres es suficiente como para llevar cualquiera al límite. En una ocasión otra dama de honor insistía que nos inscribiéramos a un día completo de spa, que costaba más de 200 dólares por persona, lo que creó una enorme diferencia entre ella y el resto de las mujeres que se quedaron durante la boda.

Por eso, a continuación les doy tres consejos:


Sé honesta

Es muy vergonzoso ser la chica que dice en voz alta que muchas de las cosas cuestan más de lo que puedes pagar. Sin embargo, es probable que el resto de las mujeres del grupo estén agradecidas de que hablaste. Es el gran día de la novia, y mientras que ella sin duda tiene su propia visión, tú eres la que estará pagando.

Cada vez que una amiga me invitaba a ser parte de su boda, yo recalcaba que no tenía mucho dinero y que iba a ser difícil para mí. Me sentía mejor al decir esto desde un principio. Una vez a una novia le dio un ataque cuando compré unos zapatos ligeramente diferentes, pero mucho más baratos, que los que ella había elegido. En un principio me sentí avergonzada y entré en pánico, pero fui honesta con ella y le dije que eran los que podía pagar, y en el panorama general de su boda, era un pequeño detalle. Ella lo entendió y se le pasó.

bride2


Está bien decir que no

Utiliza este consejo cada vez que lo necesites. Está bien decir que no serás una dama de honor si no estás preparada para la responsabilidad financiera (y no financiera) que acompaña este compromiso. Y también está bien ser parte de la boda, pero hay que decir que no puedes asistir a la despedida de soltera o que no puedes permitirte ser anfitriona de la fiesta de la novia.

Una vez estuve en una boda en otra ciudad y la novia también quería que la despedida de soltera fuera en otro lado que implicara un avión y un sin número de actividades. Tuve que llamarla para decirle, “no tengo el dinero para ir debido a todos los otros gastos de la boda”. Fue incómodo en el momento, pero me sentí mejor de guardar el dinero, en vez de sentir resentimiento por el extravagante fin de semana durante todo el tiempo que estaría allí. Ella entendió mi situación y no pensó menos de mí como amiga o dama de honor por no haber ido.

bride4


Sé creativa

Al igual que una novia que busca desesperadamente entre libros de bricolaje para novias, siempre puedes encontrar formas de ahorrar dinero para ti y el resto del grupo. Utiliza tus habilidades en Google para encontrar las sandalias plateadas más baratas de Internet y enviar el link a la novia y al resto de las damas de honor para mostrarles la gran oferta que encontraste. O planea la fiesta de novia perfecta como un desayuno donde todas puedan aportar con algo barato para ahorrar en catering. Recuerda que, al final del día, siempre hay una forma de hacer las cosas por menos dinero; sólo toma un poco más de tiempo y capacidad mental.

Entonces, ¿sería dama de honor por décimo tercera vez? Sí, lo haría. Incluso después de mirar hacia atrás a todo el dinero y tiempo que he empleado, todavía creo que una buena amistad justifica la inversión. Celebrar a las personas que amamos vale la pena. Sin embargo, me aseguraría de seguir estos consejos y solo participaría cuando me sienta cómoda. Esto no es sólo lo mejor para mi cuenta bancaria, sino que también con mis amistades.

Visto en Bustle & Imágenes de We Heart It 

Puede interesarte