Por Valentinne Rudolphy
24 febrero, 2015

Algunos tienden a darle más vuelta a las cosas que otros, aunque solo se trate de simplezas.

Si eres una de esas personas que no piensan las cosas una, ni dos, sino un millón de veces, sabes que hay ciertas cosas que una simplemente no puede “dejar ir”.

1. Agradecer luego de un cumplido

Este es el tipo de respuesta que das con la mayor tranquilidad, para luego quedar pensando: ¿Qué quisieron decirme con “buen trabajo”? ¿Será sarcasmo? ¿Será que me odia? ¿Cuánto será que me odia? ¿Y de qué manera ?¿Será ese tipo de odio de “espero que te mueras en un horrible accidente de carro”, o simplemente “espero que se te vaya el internet en un momento realmente crucial y te quedes atrapada en el tráfico yendo al café internet”?


2. “Lo siento mucho” (luego de herir los sentimientos de alguien)

Sinceramente, alguien que piensa demasiado te pedirán disculpas y pasará los próximos 15 años pensando en este momento en el que te han decepcionado. En serio, ten la seguridad de saber que si aceptas esas disculpas o no, no olvidará el tema tan pronto.

pensar-2


3. “¡Llámame de vuelta lo antes posible!”

Cada vez que no le respondes a una persona de estas, su mente comienza a hacer un juego. En este, vemos todos los escenarios posibles de porqué no habrías de contestar. En muchas de estas ocasiones, tememos la muerte. En serio. Así que, pon un tono especial de llamada o algo, pero no dejes de llamar de vuelta.


4. “¿Cuál es la política de devolución para esto?”

La verdad es que hay una gran posibilidad de que cuando llegue a casa y piense en mis compras, me arrepienta, así que me gustaría saber de antemano si lo podré devolver. Y mejor aún si es reembolsable.

pensar-7


5. “Hoy me acostaré temprano y no saldré”

Te gustaría poder dormir a una hora razonable, pero como tu cuerpo no siempre está de acuerdo, intentarás de acelerar el proceso. Te irás a acostar en la oscuridad y estarás a la disposición de tu propio cerebro entre 15 minutos y 7 horas.


6. ¿Tienes algún apodo? o ¿Cómo se escribe tu nombre?

Siempre sucede al conocer gente nueva. Te dicen el nombre, pero estás tan concentrada en cómo presentarte a ti misma, que en realidad no puedes recordarlo. La vergüenza que habría que pasar para repetir la pregunta es terrible, así que harás otras preguntas indirectas, estarás muy atenta por si tus amigos lo llaman, hasta saber realmente cuál es tu nombre.

pensar-9


7. Tartamudear y/o tropezarse con las palabras

Las personas de este tipo, solemos incluso ensayar antes lo que queremos decir, en especial si es una ocasión importante. Uno tiene la esperanza de que las palabras salgan sin problemas y en su preciso orden, sin embargo, recién comenzaste y ya estás peleando con una simple frase (situación que te dejará pensando todo el día en ello).


8. “No me importa lo que escojas, decide tú”

Esto se aplica para aquellas ocasiones que te preguntan dónde o qué quieres comer. Tendrás un esquema mental de cuáles son tus opciones, revisando los pros y contras de cada uno de ellos, y mientras articulas esta frase, albergas la esperanza de que tu amiga/o o novio se tome la mayor cantidad de minutos posibles en responder. Así, cuando lo haga, también sabrás – quizás – lo que quieres.

pensar-8


9. “¿Es normal este dolor en el costado superior de mi pecho?”

He tenido esta molestia todo el día ¿es normal? Creo que podría tener un tumor. ¿Te has sentido alguna vez así? ¿Ya te ha pasado, es del todo normal? Si no es así, creo que debo ir a Urgencias ahora.


10. Quedar en silencio sin contacto visual

Alguien te gusta mucho y no quieres que nadie lo note. No quieres que se sepa, aunque realmente te gustaría, pero sólo si estás segura de que tus sentimientos son correspondidos. Pero, mientras esperas milagrosamente conseguir esa respuesta, la mejor opción es no dirigir ni una palabra y evitar mirar a los ojos a menos de que sea extremadamente necesario.

pensar-1


11. “No publico mucho en las redes sociales”

Ya que la realidad es que has puesto demasiado en las redes sociales, decidiste ponerte un límite. En casos subes una foto o un estado, pero luego los eliminas porque es un enorme riesgo social poner cosas si no está garantizado que te responderán. Y tiene que ser de inmediato. Esos minutos te están afectando emocionalmente más de lo que te gustaría admitir.


12. “Sólo dame un minuto más” (Al ordenar comida)

Tomar esta decisión en pocos minutos, con un mesero que te interroga constantemente y tantas opciones, es algo difícil. Sientes que te cansas solo al ver las opciones de los aperitivos. Por lo que deseas que ya te pidan la orden antes de que cambies tu parecer, y en ese estado de pánico me conformaré con algo que definitivamente no quiero.

 pensar-4


13. “Pero, ¿y si…?”

Sientes que tus amigas no consideran todos los peligros de las decisiones que toman. Sea haciendo planes para esta noche, elegir un nuevo tipo de cereal o tomar otro bus de vuelta a casa. Tu mente se especializa en situaciones poco probables y negativas, que tú te encargas de transmitir.


14. “¡Sabía que esto iba a suceder!”

Cada vez que sucede algo malo, piensas que es tu culpa. Tu preocupado cerebro ha producido el peor escenario para una situación, y esta se ha hecho realidad. Normalmente esto no ocurre y solo te ves como pesimista. Pero tu instinto te dice que algún día que no tengas cuidado, en tu cabeza sonará un gran “te lo dije, esto yo ya lo sabía”.

Visto en Thought Catalog & Imágenes de We Heart It.

Puede interesarte