Por Emilia García
20 mayo, 2015

En resumen: también es una bendición. 

Tengo 5 hijos. Con o. No hijas. 5 hijos. No lo planee así, pero se dio, y soy inmensamente feliz.

Quería una hija, si. Pero quería una hija por lo que se supone que te dicen de lo que significa tener una, no por algo en especial, así que en realidad como no sé lo que significa, aunque suene duro, no me hace falta. Me crié con 4 hermanas, así que un poco de masculinidad no le viene nada de mal a mi vida.

Sé que hay diferencias entre tener hijos e hijas. Los novios de tus hijas suelen acoplarse a tu familia, pero como tus hijos son los novios, ellos son los que se acoplarán a la familia de sus novias. Sin embargo, me he preparado toda mi vida para ese momento en que ya no quede ninguno de los 5 en casa.

Captura-de-pantalla-2015-05-18-a-las-20.52.07

@pdmylife

Puede sonarles un poco fuerte, pueden incluso sentir pena por mi, pero guárdenla, en realidad, soy una madre extremadamente feliz, y quienes solo tengan hijos hombres entenderán de lo que estoy hablando.

Sé que no voy a tener a mis niños toda la vida conmigo. Sé que una esposa se los llevará algún día, sin embargo sé que ahí estarán para mi. Siempre, y sin importar lo que pase. Y es que el cuidado que siento de su parte día a día es un sentimiento que no sé si puede ser entregado por una mujer. 

He puesto todos mis mejores esfuerzos en ellos y al no tener mujeres inevitablemente les he transmitido eso que le hubiese transmitido a una mujer. Ellos, en cierta parte, llenan perfectamente ese supuesto vacío. Converso con ellos de esos temas que probablemente hubiese conversado con mi hija, por lo que he desarrollado en ellos ese lado sensible que muchos hombres tienen pero que no muestran. Estoy orgullosa de lo que he formado y siento que mi manera de suplir ese espacio, va en enseñarles a ser los mejores hombres del mundo, especialmente con las mujeres. Y creo que lo he logrado, y eso, simplemente no tiene precio.

Captura-de-pantalla-2015-05-18-a-las-20.52.20

@mimicrazygirl

Soy feliz porque a pesar de todo, yo fui y siempre seré su primer amor. Les enseñé a amar a una mujer y a ser amados por ellas. 

Tener niños también me ha dado un inmenso tiempo para mi. No digo que no sea trabajo tenerlos, pero sin embargo, es mucho menos que cuando se tienen mujeres. A veces ellos sufren pensando en que me dejan sola cuando van a jugar fútbol con su padre, sin embargo lo que no saben es que esos momentos son realmente preciados para mi. 

Y, aunque crezcan, siempre serán mis pequeños…

No niego que de vez en cuando me surge la pregunta de cómo hubiese sido tener una niña, pero vuelvo a recordar todas estas maravillosas cosas y simplemente se me pasa. 

Puede interesarte