Por Florencia Sanchez
13 marzo, 2015

Si sufres de este tipo de descuido te recomiendo que hables de ello inmediatamente.

Este artículo fue originalmente escrito por Lisa Thomson para Huffington Post.

Si es así, tienes bastante empatía de mi parte. El estar en un matrimonio sin vida íntima es físicamente poco saludable, sin contar el daño emocional que causa. Tu autoestima es destruida después de algunos años de descuido.

Desafortunadamente, este es un tema del cual se habla muy poco. Supongo que sigue siendo un tabú. Además, la mayoría de las mujeres te harán creer que sus esposos quieren tener relaciones todo el tiempo y que ellas no pueden seguirle el paso a sus voraces apetitos.

Esto puede ser verdadero en algunos casos pero no en tanto como se nos hace creer.

Así que, si te sientes avergonzada del hecho de que tu matrimonio esté tan alejado de este estereotipo que ya has olvidado lo que se siente ser tocada de forma íntima, debes saber que no estás sola. Con los hijos y sus necesidades y exigencias, es más fácil el pasarlo por alto que cuestionar que tu relación esté mal.

Pero está mal.

Si sufres de este tipo de descuido te recomiendo que hables de ello inmediatamente. Nada dice “matrimonio en proceso de morir” tan fuerte como la falta de relaciones.

pelo

¿Es tiempo de alzar la bandera blanca?

Estuve sin relaciones y comencé a sentirme fea. Pensé que había algo en mí que no era atractivo. No soy una ninfómana para nada sino una mujer normal y saludable con un gusto por acostarse normal y  deseo de compartirlo con mi pareja.

No importaba cuántos costosos cortes de cabello, o qué tan hermosas fueran mis ropas. Mi pareja no me deseaba íntimamenteDifícilmente puedo pensar en algo más cruel dentro de una relación.

Hace poco tiempo estuve pensando sobre un viaje que hicimos a Italia antes de separarnos. Creo que en ese momento llevábamos 12 años juntos. Algunos de nuestros amigos más cercanos nos habían invitado a unirnos a ellos en un crucero por la Costa Amalfitana, sin duda una de las ciudades más hermosas de todo el mundo.

En ese viaje no tuvimos relaciones ni siquiera una vez. Él me llevó al otro lado del mundo para descuidarme en todas las formas posibles. Incluso emocionalmente. No recuerdo haber compartido algún momento íntimo con él.

large-1

Un hermoso día nos subimos a uno de esos buses turísticos que nos llevaría a las ruinas de Pompeya, un sitio histórico increíble. Pero cuando nos subimos al bus, el siguió caminando y se sentó atrás, dejándome sentada sola. Cuando miré a mi alrededor, todas las parejas estaban sentadas juntas hablando silenciosamente. El abandono fue patético ya que ocurrió en uno de los paisajes más románticos del mundo.

Tengo una foto en ese viaje mía sobre el famoso puente que cruza el río Tíber usando uno de mis vestidos favoritos – un vestido de lino amarillo en forma de campana-. No me di cuenta en ese momento lo hermosa que realmente era. Solo ahora, cuando veo esa foto, me doy cuenta de la belleza que tuve y perdí, y siento vergüenza de haberla desperdiciado quedándome en una relación sin relaciones y amor.

large

Hoy en día, puedo usar pantalones deportivos y una polera y sentirme hermosa. Incluso si ya no puedo costear las hermosas ropas que compré para ese crucero, no las necesito para incitar el deseo en mi pareja. En una relación íntimamente sana te sientes validada. Te sientes hermosa y deseada. Es un regalo que tu pareja te da. Cuando las relaciones son fuerte en una relación, todo lo demás encaja en su lugar.

Visto en Huffington Post & todas las imágenes de We Heart It

Puede interesarte