Por Emilia García
3 julio, 2015

[jwplayer player=»2″ mediaid=»31599″]

Hay tanto que no mereces, y yo sigo aquí, y en realidad no encuentro la razón. 

«No te veo bien» me dicen mis amigos, «no es para ti» me dicen mis amigos, «quien te quiere no te hace daño» me dicen mis amigos, pero yo sigo haciendo oídos sordos, a pesar de que en el fondo de mi corazón hay algo que me dice que tienen razón.

Y yo sigo confiando en ti, quizás porque creo que vas a cambiar, quizás porque creo que las cosas van a ser distintas, quizás porque creo ser yo la excepción a tus ridículas reglas, quizás porque te quiero, demasiado, pero no lo mereces.

Siempre dije que no tendría cerca a quien me decepcionara, y tú lo has hecho no una, ni dos, ni tres, sino que cientos de veces, pero para mi sorpresa, yo sigo estando ahí para ti, en frente tuyo, con los brazos abiertos para recibirte cuando quieras, pero no lo mereces. 

Captura-de-pantalla-2015-07-01-a-las-15.19.13

@vityspencer

Te lo he dado todo, y no he recibido nada. Te he entregado eso que pensaba no tenía. Me he desalmado y desarmado por ti, ¿y qué has hecho tú? Nada. Absolutamente nada. Y eso es lo que más me duele, que no seas capaz de valorar lo que tienes a tu lado. Seguramente porque crees que me tienes por sentada, porque pase lo que pase confío en ti sin una razón aparente, y eso lo sabes. Por eso, juegas con ello, sin importar lo que pase conmigo. 

Pero me cansé. Han sido muchos tropiezos con la misma piedra, piedra que debí haber dejado en el camino hace mucho tiempo.

Ya no más. Hoy, he dejado de confiar en ti. Sé que merezco algo mucho mejor.

Puede interesarte