Por Andrea Araya Moya
25 marzo, 2015

«No por ser más gruesa que el resto significa que sea menos linda».

Este artículo fue originalmente escrito por Cosette Kenny para Hello Giggles 

¿Se han fijado cómo las personas hacen esa espantosa cosa deshumanizadora en la que se ponen nota en una escala de atractivo del 1 al 10? Bueno, yo tendría que decir que soy un perfecto 10 (así como todas deberíamos evaluarnos). Tengo espaldas anchas, costillas amplias, caderas de una diosa (en realidad no tengo una figura delgada), pero ¿por qué debería importarme eso? En un mundo ideal en donde estoy en el mejor estado físico posible, y lo más delgada que puedo, mi cuerpo aún no sería menos que una talla 10 femenina. Y eso está perfectamente bien conmigo.

Este es el tema: No importa lo “delgada” o “en forma” que esté, nunca he realmente calzado con el ideal considerado atractivo por los medios, la cultura, la vida de los ricos y famosos, y la sociedad. ¡Incluso cuando estoy lo más sana posible! Incluso cuando me dediqué a comer sólo 500 calorías diarias, en mis días de escolar (y por favor no hagan esto, niñas. No es bueno para ustedes).

curve-3

Si algún día decido tener niños voy a cortar las etiquetas de sus prendas de ropa. Espero que para ese entonces este movimiento de amor al cuerpo ya no sea un movimiento, sino una realidad. No quiero que mis niños estén obsesionados con sus tallas, porque la verdad es que el tamaño no importa. Una talla no define tu nivel de salud, lo rápido que puedes correr, lo inteligente o bonita que eres, o el estado emocional en el que te encuentras. No define el nivel de confianza que debes tener en ti mismo, lo que puedes lograr, a quién puedes amar. No es así. Dejemos de ponernos límites. Dejemos de poner números en nuestro camino y usarlos como excusas para no ser increíbles, tal como somos.

He sido talla 10 estando tan sobrepasada por la tristeza que estaba lista para rendirme frente a cualquier cosa, y he sido talla 14, estando más feliz que nunca en mi vida. Para ser completamente honesta estoy bastante segura de que la mayoría de mis amigos y familia preferían verme más feliz y sonriente.

size109

Hay tantas cosas que influyen en las medidas de una persona: la génetica, la masa muscular, la salud mental, el estatus económico, la figura corporal, la altura, ¡y podría seguir listando para siempre! El aprender a aceptar mi figura gruesa, y medidas naturalmente más anchas fue una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. La imagen de cómo una mujer se debe ver ha sido tan inculcada en mí desde una edad muy temprana, y aún lucho con ella de vez en cuando. Pero he comenzado a defenderme, y a luchar en contra de mis complejos corporales. Me he convertido en una activista y una amante del cuerpo. Desde que lo hice, nunca me he sentido más bella, empoderada y feliz conmigo misma.

Así que, damas y caballeros de todas las identidades, si tienen un tipo de cuerpo que siempre se sintió demasiado grande, demasiado pequeño, demasiado bajo, demasiado alto, estoy aquí para decirles que tengo una nota 10 de 10, y ustedes también.

curve1

Visto en Hello Giggles & Imágenes de We Heart It

Puede interesarte