Por Candela Duato
25 enero, 2015

Hola,

Sé como te debe de sonar esto. «Lo mismo de siempre», pensarás. No culpo esa mala mirada. Crees que no te veo, pero sí.

Te he visto completamente. Sé que tienes esa triste mirada en tus ojos cuando crees que no le importas a nadie. Tus hombros se derrumban de esa manera en la que te dijeron que nunca deberían. Sientes toda tu columna, vértebra por vértebra. Te estás desarmando, pero nadie lo sabe.

Has diseñado este disfraz para que nadie sepa lo que te está pasando. ¿Quién iba a querer a esa chica? La gente le tira piedras a esa chica. Lo has visto pasar. Te preguntas incluso quién eres. Quizás nunca lo has sabido. Eres una persona incógnita. Y no te culpo por eso. Pero yo te veo. Te veo.

No alzas la voz. Silencias tus propias necesidades, tus deseos. O quizás sí hablas. Dices estos miedos y preocupaciones. Pero nadie los escucha. Crees que nadie te escucha así que dejas de hablar. Pero yo te escucho. A mí me importa.

ovulos4

No puedo pretender que conozco cada pieza de ti. No conozco tu historia ni las raíces que se formaron bajo tus pies. Pero hay una historia en cada poro, cada vena. Tienes fragmentos del pasado en cada arruga, cada pliegue. Quizás te pasó algo que te hizo ser de esta forma. Quizás pasaron muchas cosas. Pero tú piensas, no. No es importante. Es el destino. Fui destinada a ser así. Así soy yo. No soy suficiente. No culparé a nadie. Yo me culpo a mí.

Y honestamente, yo sí te culpo. Por cada opción que has tomado, cada paso que has dado. Eso es tu culpa. Estás aquí hoy por esas elecciones. Esta eres tú. Y tienes mucho más poder de lo que puedes entender. Eres mucho más que suficiente. Suficiente no es suficiente. Tú lo eres todo.

Yo te conozco porque yo era tú. A veces, soy tú. Pero cuando soy así, me levanto, expreso cómo me siento y dejo que me quieran. Porque, ¿sabes qué? Hay mucha gente ahí fuera que te quiere.

Sal de ti. Siempre eres mucho más que suficiente.

Visto en Thought Catalog.

Puede interesarte