Por María Gana
27 abril, 2015

Querida futura mamá, vengo a rescatarte de tus penas y a decirte que estés tranquila, que todo va a estar bien. Yo sé que esa es una frase cliché pero es cierto, tarde o temprano ese bebé tendrá que salir de ahí, y tu vida, bueno, no volverá a ser como antes exactamente, pero sí se te pasarán todas estas molestas cosas que yo también siento. Las siento porque yo también estoy embarazada y te entiendo, por eso te escribo. Para decirte que no estás sola. Que yo, y miles de madres alrededor del mundo están pasando por lo mismo que tú. Así que calma, aquí hay algunas cosas que podrían hacerte sentir comprendida y, quizás, mejor.

large-1

Fuente: We Heart It

1. No te preocupes por tu peso

Ya es suficientemente terrible estar pasando por esto, no hagas que sea aún peor preocupándote por tu peso. Es inevitable subir, y todo lo que subas, más tarde lo puedes bajar. Nadie se morirá. No te estoy diciendo que comas todo y de todo, porque la idea es también mantenerte saludable y darle nutrientes a tu bebé, sin embargo no te culpes por esos antojos de media noche o esos grandes banquetes. Excúsate con que estás embarazada y con que estás comiendo por dos.


2. Es normal eso de los “olores”

Me refiero a dos tipos de olores; a eso de oler absolutamente todo en exceso y querer vomitar todo el día, y a esos olores que salen de nuestro cuerpo.

Lo acepto, al principio me preocupé, pues no podía entender que ese olor a muerto estuviese saliendo de mi, pero era así, y es normal. No te avergüences, es algo natural, así que no queda nada más que reírse de ello. Es lo que yo estoy haciendo y me ha funcionado bastante bien.

large

Fuente: We Heart It

3. Todas orinamos todo el día

No entiendo, de verdad no entiendo la cantidad de líquido que sale de mi cuerpo. Lo he hablado con mis otras amigas embarazadas y piensan igual. Incluso una vez hicimos el cálculo de cuántas botellas podríamos llenar con nuestra orina de una semana. Eran MUCHAS. De verdad que ya solo me pongo pantalones sueltos porque no soporto estar lidiando con ellos cada 5 minutos. Mi baño se ha convertido prácticamente en mi habitación y no puedo ir a ningún lugar en el que no estoy segura que hay baño.


4. Yo también creo que el sexo embarazada apesta

Aunque pocas lo digan, es así. Y las que dicen que es genial, mienten.

Primero que nada no me siento nada de sensual. Segundo, me dan nauseas. Tercero, es un poco complicado con una barriga gigante. No es imposible, hay posiciones en donde se logra, pero ¿quien quiere trabajar así de duro con 9 meses de embarazo?

Captura-de-pantalla-2015-04-24-a-las-14.20.01

Fuente: We Heart It

5. No te preocupes, en unos meses podrás volver a disfrutar de esas comidas que tanto te gustaban

Amabas la pizza y ahora solo de pensar en ella te dan ganas de vomitar. Tranquila, es normal. A mi me pasa con el queso, la pasta, el chocolate, las berenjenas, el tomate, y con una lista eterna de cosas más. Me dijeron que el asco se me pasaría, y aunque ahora no lo pienso porque en realidad solo de pensar en esas cosas muero, sí quiero volver a comerlas.


6. Ten paciencia

Amiga mía, lo bueno de esto es que tiene un tiempo estimado en el que se acabará. Así que tu dolor y malestar tiene los días contados. No te digo que lo que se te viene después de esto no será agotador, pero por lo menos te sentirás mejor. Cansada, pero mejor.