Por Francisco Armanet
17 noviembre, 2017

El video ha dado la vuelta al mundo por un buen motivo.

Todos los días, luego de despertar, Jennifer Bowman escuchaba fuertes golpes en la madera del cerco que separaba su casa de la del vecino. En un comienzo no supo darle una explicación a lo que ocurría, pero luego, cuando se dio cuenta que los ruidos persistían, salió al patio trasero de su hogar para ver qué pasaba exactamente. Miró a su alrededor durante varios minutos, sin embargo, no hubo nada a la vista que pudiera justificar los golpes. Entonces, casi cuando estaba a punto de volver a entrar a su casa, se dio cuenta que un perro al otro lado del cerco saltaba casi dos metros para mirar hacia su recinto.

Así se veía el cerco en un comienzo.

Youtube / Peaking Penny

Pero luego de unos segundos, el perro aparecía por encima de este.

Youtube / Peaking Penny

Era una pastor alemán que vivía en la casa de su vecino hacía varios años. Se llamaba Penny y, aparentemente, era una perrita bastante curiosa. Eso explicaba sus constantes saltos para husmear en la vida cotidiana de Jennifer, su familia, y su propia mascota.

Pero, lo que para muchas personas pudo haber sido un desagradable problema, para Jennifer fue más bien algo gracioso que quiso perpetuar. Sin embargo, sintió algo de lástima al ver que Penny debía hacer tantos esfuerzos para saltar y tener apenas una fracción de segundo de vista hacia su patio. Entonces, sin pensarlo dos veces, abrió su caja de herramientas y tomó la sierra eléctrica que tenía guardada. 

Pero, a diferencia de lo que muchos podrían pensar, sus intenciones eran tan generosas como dulces. 

Por favor, mira lo que hizo Jennifer para ayudar a Penny a mantener su costumbre, ahora con bastante facilidad.

Youtube / Peaking Penny

¡Y revisa el video a continuación!

«Hola, pequeña espía. Esto es mejor que saltar ¿no crees? ¡Eres tan tierna!» se puede escuchar que Jennifer le dice a la agradecida Penny.

Sin duda, una historia fantástica.

 

 

Puede interesarte