Por Andrea Araya Moya
29 abril, 2015

Mientras más juzgas a alguien, más cierras tu mente. 

Todas las personas son diferentes. Hemos sido criados de distinta manera y hemos atravesado por experiencias que no suelen ser las mismas que el resto. A medida que esto pasa nos vamos formando y adoptamos una personalidad que nos hace únicos en la vida. Sin embargo, a veces tenemos que lidiar con los prejuicios o los cuestionamientos por la forma en la que nos comportamos.

A menudo nos quejamos por las actitudes del resto, pero no vemos las propias. Solemos cuestionar al que trabaja incansablemente, pero no nos ponemos a pensar en que debe haber alguna razón por la que lo hace. Juzgamos a todos los que conocemos simplemente porque no son como nosotros, y eso es obvio.

juzga3Fuente: We Heart It

 

Cuando somos nosotros los juzgados nos sentimos mal y no entendemos por qué no nos comprenden, pero, ¿cómo esperas que no te juzguen si tú también lo haces? Deberías empezar por dejar de juzgar a las personas y abrir tu mente y tu corazón. Existen muchas razones por las que la gente adopta una personalidad, tal como tú lo has hecho.

Deberías dejar de juzgar a las personas, pues sólo así podrás pensar con claridad y tendrás la posibilidad de establecer más lazos, pues existirá más confianza. Derriba ese muro que te impide conocer al resto. No todos somos perfectos ni fuimos criados de la misma forma, y es eso lo que debemos entender.

juzga2Fuente: We Heart It

A nadie le gusta ser juzgado, pues hace daño, porque te define injustamente frente al resto y te obliga a hacer las cosas que no quieres. Ser juzgado provoca que no puedas hacerte entender de manera adecuada, pues la gente tiene una imagen de ti que no es la correcta. Así que si quieres un cambio, comienza por dejar de juzgar a los demás, pues, verás, tus prejuicios son sólo opiniones o críticas y no representan una verdad absoluta.

juzga1Fuente: We Heart It

Juzgar al resto sólo te servirá para aumentar tu cantidad de errores y efectos, pues buscarás tus deficiencias en otros y las destacarás, si no lo haces, no tendrás por qué sentirte mal contigo misma.

Deja de juzgar al resto y comenzarás a notar que todo andará mejor y podrás comenzar a conocer tranquilamente y sin miedo a otras personas, pues podrás mostrarte tal como eres, sin temor a ser juzgada, y eso es algo que todos nos merecemos.

Puede interesarte