Por Candela Duato
9 marzo, 2015

Deberías agradecerle por muchas cosas.

Si tienes la suerte de tener hermanos sabrás que la alegría que obtienes al tenerlos nunca se comparará con ninguna otra cosa. Ellos son tus amigos construidos especialmente para ti desde el primer día. Siempre tuviste un compañero. Siempre tendrás a alguien con quien compartir tus buenos y malos momentos. Alguien que no esperará nada a cambio. Una persona que te querrá incondicionalmente, sin importar las veces que se peleen.

El tiempo no pasa entre ustedes, siguen como si nada hubiese cambiado cuando se reúnen después de mucho tiempo sin verse. Cuando tú y tus hermanos se juntan, es como si el tiempo no hubiese pasado. Se ponen al día justo donde habían dejado las cosas y es como si no te hubieses ausentado por esos últimos meses.

holi

Ellos te dicen la dura y fría verdad. No tienen miedo de decírtelo, porque te aman. Están dispuestos a que te enojes con ellos con tal de decirte lo que ellos creen que deberías escuchar. Además, saben que si no lo hacen ellos, nadie lo hará.

Te hacen sentir especial. Ellos piensan que tú eres un individuo increíble, hermoso y único. Siempre estarán conectados. Puedes alejarlos de ti cuantas veces quieras, decirles que los odias, atacarlos o enojarte con ellos. Pero, sin importar por cuánto tiempo se enfaden, volverán a reunirse.

Los hermanos no son como los demás. La conexión existente entre ambos está hecha de otra forma. Es inexplicable e inigualable. 

Aprovéchenla.

Puede interesarte