Por Andrea Araya Moya
24 abril, 2015

No sientas vergüenza por nada de lo que hagas

En esta sociedad vivimos pendientes de aquellas cosas que dirá la gente sobre nosotros. Nuestra personalidad, nuestra apariencia y hasta cómo nos comportamos. Es tanto lo que nos puede importar que a veces nos amolda y nos hace adoptar una actitud que no es la propia, e incluso hacernos sentirnos mal con nosotras mismas.

Cada movimiento que hacemos provoca opiniones, pero es eso precisamente lo que no debería importante, pues no hay nadie que te conozca y entienda más que tú misma. Nadie sabe por lo que estás pasando y por qué decidiste vestirte así hoy. Es tu decisión, no la de los demás.

ok2Fuente: We Heart It

No vivas explicándole a los demás por qué tomas esas decisiones, por muy fácil que te pueda resultar. A veces es mejor simplemente decir que es porque así lo quisiste y ya ¿por qué no podemos simplemente admitir que nos gusta maquillarnos o vestirnos muy elegantes? ¿por qué no podemos dejar de explicarnos nosotros mismos?

La respuesta es simple, pues todo el mundo está acostumbrado a juzgar cada buen movimiento o cosa buena que hagamos. Probablemente muchas veces te ha tocado escuchar que alguien te dice «te arreglaste mucho hoy, ¿te pusiste maquillaje?», cuando de un día para otro decides mejorar aún más tu apariencia.

Y no te ha pasado sólo a ti, pues todos están demasiado preocupados de lo que hacemos y lo que no, y no dudan en comentarlo. En serio, no está mal querer verse espectacular, ni tampoco querer usar maquillaje ni arreglarte para tu novio. No debería preocuparte si te juzgan, cada persona toma sus propias decisiones.

ok3Fuente: We Heart It

Así mismo, está bien si quieres aceptar un cumplido, aunque al resto no le parezca bien. Es bueno que quieras cambiar tu estilo sin tener que explicarle a alguien. Está bien ser excéntrica y arreglarte para que los demás te vean.

Está bien ser trabajadora y usar el dinero que ganas en darte gustos o relajarte, pues es tu propio esfuerzo el que te permitió lograr eso. Está bien irse a los extremos, si quieres cambiar radicalmente de look no debería avergonzarte.

Pues la única persona que sabe qué es lo que realmente quiere y necesita eres tú misma, no pierdas ese privilegio de tomar tus decisiones y tomar el mando de tu vida.

ok1Fuente: We Heart It

Puede interesarte