Por Valentinne Rudolphy
12 junio, 2015

Lo mejor de tu vida puede estar frente a tus ojos.

La felicidad. ¿Cuánto tiempo de nuestra vida buscando este concepto, esta sensación? O mejor dicho, ¿cuánto creemos que estamos lejos de esto?

Nos enfrascamos en una búsqueda exhaustiva y muchas veces absurda, que nos quita la mirada de lo que estamos viviendo aquí y ahora, que realmente es bastante bueno muchas veces. Y es así, entonces… ¿Qué es esto de la felicidad? ¿Por qué gastamos tanta energía en esto? Al final solo acumulamos más frustración,

Estamos respirando, viviendo en un mundo que puede que vaya muy rápido y a veces nos agobie, pero es hermoso. Para mí, eso es suficiente para seguir caminando por la vida. Pero normalmente no nos gusta conformarnos con poco, pues puede sonar algo mediocre y seguimos con pensamientos que no son nada de positivos ni productivos para nuestra vida. Al menos eso creo.

Captura-de-pantalla-2015-06-10-a-las-12.53.04

@aclotheshorse.

La vida es difícil, el mundo es complicado, pero es bello. Al centrar nuestra mirada en esta especie de búsqueda del tesoro, solo observamos el mapa, y dejamos de ver lo que tenemos enfrente, que muchas veces es la respuesta que estábamos buscando. No pensamos que la felicidad está en lo cotidiano o que depende de nosotros observarlo. Tenemos esta idea de que tiene que ser una idea o cálculo preciso, que en verdad es inexistente, pues ser feliz tendrá un significado distinto para cada uno. E incluso, para cada uno la felicidad puede ir cambiando a lo largo de nuestra existencia.

Y es ahí cuando me pregunto que si por pensar así, acaso es que no quiero ser feliz. ¿Es así cómo lo percibe la gente? Yo me considero que estoy en otro tipo de búsqueda, pero no quito mis ojos de lo que estoy viviendo hoy, porque creo fielmente que en lo diario encontramos las piezas del rompecabezas de la tal “felicidad”, o plenitud, como sea el nombre. ¿Esto me hace una amargada o depresiva? No lo creo

Captura-de-pantalla-2015-06-10-a-las-12.52.46

@aclotheshorse.

Mientras ustedes buscan, hay otros disfrutando.

Para mí, la felicidad es una sensación y un medio para una buena vida, tal como lo es cada emoción. Todas juntas completan el fin que es vivir, experimentar, sentir. Y cada año, cada mes y cada día puede que queramos otra cosa, que cambie nuestra percepción de la felicidad, y eso no tiene nada de malo. Estamos improvisando minuto a minuto y las cosas van a cambiar y eso está bien, solo hay que adaptarse.

Prefiero entonces centrarme en otras cosas. Por ejemplo, en encontrar tranquilidad, una especie de equilibrio, plenitud. Estar constantemente en un buen punto de partida para cada día que he de enfrentar, porque cada uno de ellos será distinto. Eso me dará felicidad, a veces melancolía, a veces nostalgia, otra vez rabia, y luego de nuevo, alegría. Y eso quiero yo, quiero vivir.

 

Puede interesarte