Por Laura Silva
5 octubre, 2014

Este artículo fue redactado por Heather Hughes.

tumblr_n8inj24p3b1r8u2bko1_500

Cuando era una niña, mi idea del éxito era tener un trabajo importante donde mandaría a otras personas. Ganaría mucho dinero y lo gastaría en todas las cosas que me gustaban.

Cuando comencé a crecer, le añadí a esto la idea de tener un esposo, la imagen mental de tener hijos y finalmente, ese sueño perfecto de como mi ‘vida exitosa’ sería.

Toda mi idea del éxito era retorcida. Me uní a las Fuerzas Armadas a los 18 sin saber en lo que me estaba metiendo. Unos meses después de ingresar a mi primera unidad, me transfirieron. Toda mi visión de la vida en general cambió.

Si nos movemos unos años hacia el futuro, una transferencia más, y tres destinos diferentes, me encuentran aquí: soy una mujer de 25 años y una suboficial de la Armada de los Estados Unidos. Gano alrededor de USD$30.000 al año, no tengo mi propia casa, no tengo hijos y he tenido unas relaciones amorosas bastante malas.

¿Crees que pienso que soy exitosa? Afírmate porque aquí viene la respuesta: Podrías apostar las galletas de tu abuela que sí, pienso que soy exitosa. Soy una mujer independiente, trabajadora, dedicada, sofisticada, experimentada, motivada, hábil, inteligente, fuerte y determinada.

Esta es mi idea de lo que es ser exitosa, hoy en día. Nunca me conformé con menos y nunca lo haré. Nunca acepté un ‘no’ como respuesta, y creeme, han habido ocasiones en mi vida en las que he tenido que luchar muy duro para llegar hasta donde estoy, sin importar si fuese tener que asegurarme de estudiar suficiente para graduarme como una de las mejores en la Academia de Suboficiales o entrenar duro en el gimnasio para dominar la prueba de resistencia física de la armada.

Me he topado con muchas personas que me han dicho que soy muy dura conmigo misma, que espero demasiado de los otros, que me enojo por cosas insignificantes o que simplemente no puedo olvidar y dejar ir cosas que me han pasado.

Todos estos son comentarios relacionados con mi carrera profesional. Mi respuesta siempre es parecida: “Es mi vida, no la tuya.” No espero que nadie haga lo que yo hago, que persigan sus sueños como yo; sólo puedo esperar que todos deseen ser mejores y siempre intentar conseguir algo mejor.

Espero mucho de la vida, pero al mismo tiempo estoy dispuesta a trabajar duro por lo que quiero.

Sin embargo, no puedo evitar notar que muchas mujeres exitosas de nuestra generación son ignoradas una y otra vez. Por ejemplo, que pasa cuando tenemos a una mujer que es trabajadora, que tiene una buena posición laboral, que está parada en sus dos pies y que aparte es linda: Le dicen que es intimidante.

Le dicen que si no entra al ‘juego’ de las relaciones, nadie la escogerá. ¿En serio? Odio tener que decir esto, pero no puedo entenderlo. ¿Acaso se supone que tenemos que bajar nuestros estándares, pretender que somos tontas como una bolsa de piedras, depender de un hombre que le dirá a sus amigos que estamos locas y que queremos mucho, sólo para encontrar al amor de nuestra vida?

Nadie tiene tiempo para eso.

Nunca te conformes con menos. Continúa siendo la mujer inteligente, exitosa y hermosa que eres. Establecete, decide que es el éxito para tí, y haz que funcione. Vive una vida que te haga feliz A TI. Los odiosos estarán en todas partes, las personas cuestionaran tus razones y algunos hasta te dirán que eres arrogante.

Pero como dijo Jay Z una vez: “Ignora la energía negativa.” Esta es tu vida, necesitas encontrar algo que vaya contigo tanto profesional como personalmente y tus esfuerzos serán retribuidos en un 100%.

Acepta siempre los desafíos y no evites las derrotas. No tengas miedo de ser la persona en la que te apoyarás cuando las cosas no funcionen. Nada es más sexy que una mujer que mantiene su posición y sus opiniones.

Puede interesarte