Por Andrea Araya Moya
20 marzo, 2015

“¿Por qué siempre caigo por los chicos malos?”.

Probablemente te has preguntado por qué siempre te han atraído los chicos malos, y a los amables y buenos sólo los consideras como amigos. Quizá también te cuestiones esto en noches interminables de lágrimas y películas románticas, mientras te reprochas por haberte enamorado de un chico así. Y luego viene la pregunta típica: “¿Dónde están los chicos buenos?”, pero la verdad es que sabes dónde están, pero estás demasiado ocupada tratando de reconquistar al chico malo que te rompió el corazón.

La verdad es que a todas las mujeres nos gusta que nos traten con respeto y bondad, por lo que queremos un hombre con buena moral. Ese chico será bueno contigo, te regalará flores, será respetuoso con tu familia y se preocupará por ti. Sin embargo, en vez de escoger a ese hombre de ensueño, las mujeres van tras ese idiota consumado: un chico arrogante, extremadamente coqueto y que nos hace cuestionarnos si de verdad están interesados.

idiot1

En realidad, el fijarnos siempre en los típicos idiotas es un verdadero misterio del que todas hemos sido víctimas. No soportamos su falta de comunicación y poca transparencia, pero, aún así, nos intriga esa personalidad misteriosa que no te deja claro qué pasará después.

Al final, cuando los mensajes de texto no son respondidos, las citas no se cumplen y aparece etiquetado en fotos con otras mujeres atractivas, pierdo mi compostura y elevo mi súplica por los “chicos buenos”. Habiendo dicho eso, aquí hay cuatro razones por las que las mujeres casi siempre eligen a los idiotas como pareja:

1. Puro Carisma

Un chico idiota siempre tiene la tendencia a ser más carismático que de costumbre. Pareciera que supieran siempre cómo y cuándo decir las palabras correctas para provocarte. Quizá sea un insulto o lindo halago, pero la forma en la que te lo dice te parece encantadora y te deja queriendo siempre más.

idiot5


2. El “Estoy Ocupado”

Esta es la típica. Por más que queramos que los hombres liberen un espacio en sus agendas para nosotras sabemos que creer que está ocupado es excitante. Eso demuestra que tiene muchos amigos, que pasa tiempo con su familia o que está demasiado ocupado con sus estudios o trabajo., y la idea de esto te parece fenomenal porque sientes que te mantiene interesada en tener contacto con él. La verdad, amiga, es que ese típico recurso de «estoy ocupado», en los hombres idiotas (no hablamos de los chicos buenos, a ellos créeles), quizá ya se convirtió en excusa y está simplemente dejándote o continuando con otra.


3. La Charla Coqueta

Generalmente, los chicos malos son expertos en coquetería. Saben qué decirte y cómo hacerlo para que caigas en sus redes, tanto así que te conviertes en adicta a escucharlo y que te coquetee.

Casi siempre queremos lo que no podemos tener, o lo que no podemos tener fácilmente. Cuando la gente es muy amable parecen ser muy alcanzables. Tú quieres a alguien con quien exista una tensión sexual palpable.

idiot2


4. Desafiante

Algunos hombres son tan amables que hacen cualquier cosa que tú quieras para hacerte feliz. Cubren tus necesidades y se ponen al final de las prioridades. En el medio de una tormenta saldrían caminando desnudos a buscarte un café si eso es lo que te place. No te desafían en nada; siempre estás en lo correcto. No discuten de vuelta o comparten sus opiniones.

Están consumidos por el deseo de agradarte, postergan sus personalidades y deseos completamente, tanto así que las cosas se ponen secas y aburridas.

Y así no es como son las cosas con los chicos malos, ellos hacen todo lo contrario, así que mejor evítalos.

idiot3

Imágenes de We Heart It 

Puede interesarte