Por Carolina Mila
12 febrero, 2015

Un estudio publicado en American Sociological Review reveló que las parejas jóvenes tienen en mente una relación más igualitaria entre marido y mujer a la hora de balancear su trabajo y su vida familiar. Hombres y mujeres por igual imaginan un balance al compartir las tareas del hogar y la crianza de los hijos. Sin embargo, el mismo estudio reveló sualmente parece ser que el mundo está lleno de ejemplos que demuestran lo lejos que estamos de lograr la igualdad de género. ¿Por qué entonces, la realidad de la vida es otra?

Para los investigadores David S. Pedulla de la Universidad de Texas en Austin y Sarah Thébaud de la Universidad de Santa Bárbara, es claro que la sociedad aún no está preparada para una organización tal del trabajo. Esto se refleja en la manera misma como son concebidas las políticas públicas que tienen que ver con la familia y la vida laboral.

“Esta investigación apunta hacia una diferencia entre los ideales y preferencias de hombres y mujeres jóvenes y las políticas y prácticas laborales que actualmente son aplicadas»: Thébaud.

vidadepareja

El problema radica en que esta igualdad es mucho más difícil de alcanzar de lo que estos jóvenes creen. Las mujeres tienden a cuidar más de los hijos, mientras que los hombres traen el sustento a casa en vez de ver que todas las personas pueden participar en ambas áreas. Y no importa cuánto los individuos quieran creer que este tradicional modelo es injusto y pasado de moda: eso no cambia la forma en la que nuestra sociedad funciona.

“Una implicación clave de esta investigación es que el modelo actual en el que hombres y mujeres se dedican a su trabajo y a sus familias está lejos de ser el óptimo y es el resultado de un grupo particular de políticas y prácticas laborales que no apoyan este cambio,” comentó Thébaud. “Lo que nuestro estudio demuestra es que si cambiáramos el ambiente de las políticas laborales, sería posible ver cambios en como las personas expresan sus preferencias ideales a la hora de balancear la vida familiar y el trabajo.”

Los investigadores sugieren que si las compañías dejaran de comportarse como si sus empleados fueran el sustento principal de su hogar y que tienen a alguien que les ayuda en casa a criar a los hijos, y en vez de eso dieran más opciones para que sus empleados fueran trabajadores y padres, (como un horario flexible y guarderías en las oficinas), entonces hombres y mujeres tendrían más opciones para lograr sus metas y tener relaciones igualitarias. Tener políticas públicas de peso en temas de licencias de maternidad, y paternidad, pagadas tampoco estarían de más.

Visto en Bustle & imágenes de Weheartit

Puede interesarte