Por Teresa Donoso
24 abril, 2015

El problema fue que en mi incesante búsqueda amorosa confundí muchas cosas.

Puede que pienses que soy de esas chicas a las que no les importa realmente el amor, que van por la vida sin comprometerse con nada ni con nadie y a las que no les importa si están solas o si tienen alguien al lado. Déjame decirte que la verdad es completamente opuesta. Soy una mujer muy sensible, muchos me han dicho que estoy “enamorada del amor” por cliché que suene y creo que la vida es mejor de a dos, lo que claramente no significa que no sepa estar sola. Es sólo que al enfrentarme a la decisión, siempre prefería tener una mano que tomara la mía al recorrer los pasillos del supermercado y unos brazos que me abracen mientras duermo.

235
Fuente: We Heart It

Fue así como lo conocí a él. Lo primero que me cautivó fueron sus manos, pero es posible que ya lo supieras: quería una mano que apretara la mía en el cine, una mano que quisiera peinar mi cabello despeinado por las mañanas. El problema no fue él, ni sus manos, ni yo. El problema fue que no éramos compatibles y que en mi incesante búsqueda del amor confundí muchas cosas. Fue así como una mañana desperté sin sentirme perdida y con la decisión muy clara en mi mente: era hora de partir.

La verdad es que no fue sencillo y muchas veces me lo cuestioné. Han pasado los años y he llegado a la conclusión de que fue la decisión correcta, no sólo por una sino que por varias razones.

Ya no me siento incomprendida

234
Fuente: We Heart It

Al estar con alguien que no entendía nada sobre mi, que no comprendía mis emociones o mis problemas, que se negaba a entender mis necesidades emocionales, intelectuales o físicas me di cuenta que no necesito estar con alguien que constantemente me haga sentir como si no fuese normal. Todas cargamos suficiente inseguridad dentro de nosotras como para permitir que alguien más nos haga sentir incomprendidas. Esto ya no es parte de mi vida.


Ya no tengo que explicarle mis decisiones a nadie

Mis decisiones son mías, y si bien cuando estás en pareja es importante comunicarse, cuando estás con alguien que no te entiende tienes que empezar a explicar el proceso completo que te llevó a tomar una decisión. Muchas veces, además, tendrás que explicar porque crees que esa decisión es la correcta. Esto ya no es parte de mi vida, y si bien en el futuro aceptaré consejos siempre y cuando los pida, nunca más aceptaré que me cuestionen de esa forma.


Ya no tengo miedo a ser juzgada

233
Fuente: We Heart It

Antes siempre sentía que lo que hacía no era suficientemente bueno. Sentía que como mujer y como persona me faltaban muchas cosas y me olvidé de que era una persona increíble tal y como era. Su mano seguía tomando la mía, pero su boca decía cosas que me hacían sentir que no podía expresarme con libertad.


Ya no me siento sola

Supongo que esta fue lo que finalmente me despertó: me niego a estar con alguien que me hace sentir más sola de lo que me sentiría estando conmigo misma. Si estás con alguien, esa persona debiese mejorar tu vida y no empeorarla. Si de algo te sirve, te daré el consejo que mi papá me da hasta el día de hoy: “Cuando estás con alguien tienes que disfrutarlo, si empiezas a sufrir es hora de partir, porque el amor no debiese ser así.”

No soy de las que pierde las esperanzas tan fácil y sé que la próxima vez que me enamore será diferente, al menos esta vez seguiré el consejo de mi papá al pie de la letra.

Puede interesarte