Por Francisco Armanet
17 agosto, 2016

A sus 29 años, ella es definitivamente otra persona.

Una profesora de escuela primaria ha marcado un hito en su vida y hoy está aquí para mostrarlo. El cambio, que está lejos de ser algo meramente estético, ha causado impacto en las redes sociales y es porque refleja una decisión tomada con esfuerzo, perseverancia, y amor propio. Mallory Buettner tiene 29 años y hoy es verdaderamente otra persona, tanto por fuera como por dentro. DailyMail informó sobre su historia.

La joven canadiense se sometió a una operación de bypass gástrico y así comenzó a perder todos esos kilos que había ido adquiriendo con el tiempo. El año 2014 llegó a pesar 181 kilos y hoy, luego de la cirugía, ha bajado más de 95.

mallory sobrepeso
Caters New Agency / Mallory Buettner

Pero eso no es todo, además de la increíble disminución, Mallory quiso completar su transformación y entró a pabellón nuevamente. ¿Qué haría? Pues, removería todo el tejido que le sobró al perder la masa corporal. Fueron 5 kilos en restos de piel que sacó de sus brazos, panza, y piernas.

Y claro, el cambio es radial, sin embargo, no todas las mujeres habrían querido mostrarle al mundo cómo lucen después del proceso a través de una foto. Ella, en cambio, decidió hacerlo.

Se puso un bikini en su casa, tomó el teléfono móvil y se fotografió de cuerpo completo. 

Hoy, Mallory se abre a una nueva vida y alienta a todo el resto de las personas a hacer lo mismo que ella.

mallory flaca
Caters New Agency / Mallory Buettner

«Nunca en mi vida había usado en bikini», dijo. «Y antes me complicaba incluso usar un traje de baño completo en la piscina del patio trasero de mi casa. Hasta ese punto llegaba mi pudor».

Y claro, el asunto del peso para la joven siempre había sido un tema. Cuando tenía apenas 10 años, llegó a pesar 90 kilos. Lo que no sólo era un problema estético, sino que también ponía en riesgo su salud y estado físico.

«Por primera vez, siento que mi interior está de acorde con mi interior», añadió Mallory, quien confesó que, a pesar de alimentarse igual que su hermana mayor, ella siempre fue mucho más robusta.

Cuando se graduó, a los 20 años, ya pesaba  150 kilos.

graduada
Caters New Agency / Mallory Buettner

Cuenta, también, que era «adicta» al Mcdonalds y al café helado. Además de las papas fritas, la pizza y las palomitas de maíz.

Pero claro, a diferencia de lo que muchos podrían creer, el cambio de Mallory no se debe solamente a la cirugía. Hoy, la joven ha modificado sus hábitos alimenticios estrictamente.

malloy operación
Caters New Agency / Mallory Buettner

Además de costear un programa de 600 dólares mensuales, la mujer debió reducir su consumo de calorías de 4,000 a 600. 

«Fue terrible, pero cuando me di cuenta que ya había perdido 30 kilos me puse muy contenta», aseguró.

Caters New Agency / Mallory Buettner
Caters New Agency / Mallory Buettner

La historia simboliza años de esfuerzo y el coraje necesario para tomar una decisión así. Sin embargo, Mallory confiesa que tuvo un «costo».

Durante el período de mayor peso, ella estaba de novia. Y, al tomar la decisión, su pareja no estuvo de acuerdo con la cirugía.

«Él no me apoyó», narró Mallory. Y cuenta que por eso la relación llegó a su fin.

Pero claro, si la persona que nos ama no es capaz de apoyarnos en una decisión así de importante. Entonces, ¿nos amará verdaderamente?

¿Qué opinas tú al respecto?

Puede interesarte