Por Javiera Spröhnle
3 Enero, 2017

No hace falta sufrir para llevar un estilo de vida saludable.

Vas al gimnasio 2 o 3 veces por semana, almuerzas y cenas ensalada, evitas los dulces a toda costa y estás todo el día contando las calorías que comiste, que quemaste y las que te sobran para lograr el peso y figura que deseas. Bueno, pues déjame decirte que así, probablemente nunca lo logres. 

La verdad es que para la mayoría, llevar una vida saludable es sinónimo de tortura, significa un esfuerzo desmedido y muy poco goce; a eso le llamaremos fitness irracional. Sí, así como se lee. ¿Hay algo más descabellado que pasarse la vida contando los gramos que subiste y los que bajaste, pensando lo que puedes y lo que no puedes comer? La vida se hizo para disfrutarla, no para sufrirla. 

¿Cuál es la clave entonces? Fitness racional. Es decir, totalmente lo contrario al fitness irracional. Consiste en, simple y magníficamente, ser consciente de tu dieta, pero adoptarla como un estilo de vida, sin sufrir y sin morir en el intento. Aquí van 5 tips que te ayudarán a aplicarlo en tu día a día: 

1. Aliméntate intuitivamente

lmazul

Sales a comer sushi con tus amigas y en la carta ves un roll envuelto en tempura (frito) y otro envuelto en salmón o palta, ¿cuál pides? Alimentarse intuitivamente es tan simple como eso. No hay dietas, no hay restricciones, simplemente intuición. La clave está en elegir siempre la opción más sana y ser consiente de lo que le estás metiendo a tu cuerpo. 


2. Entrena entretenido

seryparecer

¿Para qué insistes en ir al gimnasio si odias las pesas? Esa es la razón por la cual sigues y sigues desistiendo. Quizás te demores, pero date el tiempo de probar distintas disciplinas. A veces es el deporte en sí, otras el grupo con quién lo practicas o simplemente la sensación que te deja después de practicarlo, lo que te haga disfrutarlo. Busca, prueba, hasta que encuentres el tuyo. Cuando des con la disciplina que se ajuste a ti, ya no será un esfuerzo pararte a entrenar. 


3. ¡Gustitos por favor!

vivemaspesamenos

No te prives que te torturas. No hace falta eliminar todas esas cositas ricas de tu alimentación, simplemente cámbiales el foco. De tanto en tanto hace bien darse un premio, disfrutar una rica hamburguesa o un buen pedazo de torta para acompañar tu serie favorita. Pero que sea eso, un gusto, no lo confundas con tu alimentación diaria.


4. Sano no es malo

AliciaBorchardt

Averigua, aprende, busca. Comer sano, no necesariamente tiene que ser malo ¡está lleno de recetas saludables exquisitas! que de seguro te querrás repetir mil veces. Sal de tu zona de confort, compra un par de libros de cocina sana y ponte a probar… ¡seguro te sorprenderás!


5. Piensa en estar saludable

canaldiabetes

A veces nos volvemos locos pensando en los kilos que queremos bajar. Pues deja la balanza de lado y empieza a disfrutar el proceso. Piensa que lo estás haciendo para sentirte mejor, por dentro y por fuera; que le estás dando un regalo a tu organismo. Los abdominales de acero y la cinturita de abeja llegarán solos.

Ya lo sabes, lleva una vida saludable racional y verás como el resto se da como arte de magia.

Te puede interesar