Su necesidad te amarra a una relación que puede que no quieras de verdad.

El amor o enamoramiento, funciona de maneras curiosas. Muchas veces confundimos y aceleramos sensaciones por otras, lo que no es difícil por el efecto que tenemos en nuestros organismos: el amor nos droga naturalmente. Se siente tan bien que no lo queremos dejar, aunque a veces duela mucho. Están las relaciones donde ambos dos se sienten bien y se nutren mutuamente; pero hay algunas que sin darnos cuenta, no son lo mejor que podemos tener.

Y es ahí cuando confundimos el realmente querer a alguien, con necesitarlo. Una relación puede incluso comenzar con amor sincero, y vamos volviéndonos adictos, dependientes de esa persona. O ellos de nosotros, y no es para nada sano quedarse en un vínculo así.

large-(2)

The Classy Issue.

Para quien te necesita, más allá del simple «te extraño y quiero verte», quien sin ti se vuelve loco y puede que sea un poco fuera de lo común para ti, ya estás generando una dependencia no por quien eres tú, sino por cómo lo haces sentir. No eres importante para él de por sí, sino por cómo lo haces sentir con respecto a su vida, a sí mismo, a todo. Generas, o generan juntos más bien, esa sensación adormecedora y reconfortante que va con los besos, con las lindas palabras, y con la idea del amor.

Y tanto esa persona como tú, merecen a alguien que los quiera porque se siente bien y porque juntos crecen, no solo porque necesita con el fin de sentirse mejor. A conciencia. A veces es necesario abrir un poco los ojos para darnos cuenta de que esto está ocurriendo, porque es muy fácil dejarse llevar, y no saber qué nos motiva realmente a «amar» a alguien.

large-(3)

Anka Zhuravleva.

Puede ser solo por la manera en que los haces sentir.

Puede ser porque quieren ser felices en conjunto.

Puede ser porque simplemente no se puede explicar: todo está bien cuando están juntos.

large

Flawless.

Cuando alguien te necesita y comienzas a notarlo, y no deseas terminar la relación porque existe ese sentimiento, te sumes en una obligación emocional, cuya carga puede ser demasiado fuerte para soportar. Puedes ayudar, pero no en todas las partes. Es de a dos, como todo, aunque la necesidad en gran parte es responsabilidad de uno, aunque no quieran aceptarlo.

No fuerces algo tan bello y que debería ser puro como el amor. Si es a la fuerza, no va. Porque mereces a alguien que luche por ti y que te quiera de por sí, no alguien que busque un pilar en el cual apoyarse todo el tiempo, sin querer hacerlo por sí mismos.

Puede interesarte