Para aquellos que no soportan ver el estado natural de las cosas: ¡aprendan a vivir con ello!

Recientemente vimos el caso de cómo la red social Instagram censuraba las fotografías de la estudiante Rupi Kaur, que mostraban la realidad del periodo menstrual. Este es un reflejo de cómo actúan en general los medios de comunicación y las actuales vías de comunicación social en general.

Es cierto que debido a que hoy todos pueden subir su contenido propio a Facebook, Instagram, Twitter, entre otras plataformas, se encuentra una mayor diversidad de imágenes corporales, lo que nos da un espectro más amplio de lo que es, a fin de cuentas, la realidad y el mundo en que vivimos. Mas aún hay una gran influencia de las expectativas sociales, de cómo se deberían ver las personas y sus vidas ante los ojos de los demás.

Noticia-124516-sangreImágenes de We Heart It

Esto sucede en general con ciertas “acciones naturales”. Comprendemos que no se trata de mostrar cada cosa que hace el ser humano para mantener su ciclo de vida, pues hay ciertos procesos íntimos que, para algunos, pueden ser desagradables. Pero no se piensa en eso cuando se exhibe sexo, por ejemplo. Temas como el periodo menstrual, amamantar o el mostrar accidentalmente una parte de tu cuerpo que no va con la norma. Son escandalizados, como si no debiesen mostrarse jamás. No se trata de hacerlos pan de cada día, sino de no espantarse las pocas veces que se exponen en público.

Esta no es forma de vivir, y menos aún cuando se predica tanto sobre la libertad de expresión. ¿Por qué no nos podemos escapar de estas expectativas sociales? Es, en realidad, una tarea individual. Depende de cada uno.

Para aquellos que no soportan ver el estado natural de las cosas: ¡aprendan a vivir con ello! Y dejen al resto tranquilo.

Puede interesarte