Por Emilia García
29 mayo, 2015

Cuando se trata de alcanzar metas, lo único que importa eres tú. 

Una vez me dijeron que equivocarse no es fallar, que fallar es renunciar. Soy una fiel partidaria de luchar por nuestros sueños, porque creo que son ellos los que nos mantienen vivos. Sin embargo, también debemos ser realistas, y hay momentos en la vida en los que simplemente tenemos que hacernos un paso al lado. No renunciar ni tirar la toalla, sino que simplemente hacernos un paso al lado. Porque la vida es sorpresiva, es también impredecible, y lo que queremos un día, puede que simplemente al otro día no lo queramos.

large-2

@dezembernatch

Esa, es la primera situación en la que te permito renunciar. Cuando la persona que quería ese sueño, ya no es la misma persona. Si ese sueño ya no calza con lo que quieres para tu vida, entonces sigue adelante con tu siguiente objetivo, pero nunca dejes de soñar. Tampoco te martirices por haber abandonado el sueño, a todos nos pasa, y cambiar de metas e intereses a lo largo de la vida es algo común.

Tampoco te juzgaría por abandonar tu sueño si quieres ser alguien que quiere ese sueño, más de lo que en realidad lo quieres. ¿Se entiende? Lo que quiero decir es que está permitido renunciar si estás apegada a la idea de querer ese sueño más que al sueño mismo. No tienes por qué sacrificarte toda la vida solo por lo que deberías ser, y no por lo que quieres ser.

large-3

@gyarmati_r

Si sientes que las otras cosas, independientes de tu sueño, que te hacen feliz son un poco banales y sientes que tienes que alcanzar algo grande solo para impresionar el resto, entonces no solo te permito abandonar el sueño, sino que te prohibo seguir peleando por él. No importa cuál sea tu desafío, el tamaño depende de la importancia que tenga para ti. No debería importarte lo que piense el resto. Por eso, tampoco deberías seguir luchando por un sueño por no decepcionar a otros. Tienes que dejar ir las expectativas, y perseguir eso que tú quieres, fuera de lo que los otros esperen de ti.

Captura-de-pantalla-2015-05-28-a-las-15.29.53

@lime_puta

Porque debes cumplir TU sueño, no el de alguien de al lado. Si tu padre quiere que seas una gran abogada, y tu sueño es ser artista, y en realidad estás cumpliendo su sueño y no el tuyo, entonces, tienes todo mi permiso para renunciar.

No todos DEBEN tener un sueño. El sueño de algunos es el solo hecho de estar vivos, así que, tampoco persigas uno solo por que te dijeron que DEBÍAS tener un sueño. Cuando se trata de alcanzar metas, lo único que importa eres tú. 

Puede interesarte