Por Ghalia Naim
15 noviembre, 2016

Separar el “amor” del “enamoramiento”.

Hay quienes aseguran que la “infidelidad” es una condición inherente al ser humano y que el concepto de “pareja” que tenemos es consecuencia del sistema económico en el que vivimos. De todas formas, sin ánimos de entrar en las teorías sociológicas y económicas del tema, la especialista en sexualidad y parejas Elsy Reyes señala que a lo largo de su carrera han permanecido cuatro puntos constantes en la actitud de los hombres infieles, ¿cuáles serán? Ella los explica:

Muy diferente a lo que suelen pensar el común, una persona infiel no busca afuera lo que no tiene en casa, pues el amor que puede llegar a sentir es tan fuerte como la de un individuo fiel. Lo que varía, es la situación emocional.

“El que quiere ser infiel lo es, es decir, no puedes protegerte de que tu pareja no te sea infiel porque no va a depender se ti. Evidentemente, la salud de una relación depende de ambos, de que haya una comunicación e intimidad adecuada, de negociaciones”.

En ese contexto, las cuatro rasgos de un hombre infiel serían los siguientes:

1.Hipervigilantes de su pareja

Tratan de conocer todos los aspectos de su pareja, tanto así que resulta un tanto tedioso pero las mujeres suelen pensar que “se preocupa demasiado y eso es todo”. Es importante saber diferenciar a un hombre muy preocupado o cauteloso de uno hipervigilante.


2. Cambios en la rutina

Suelen cambiar de grupos y actividades para que la infidelidad no sea percibida. Muchas veces, el hecho de aproximarse a una desconocida es suficiente para llenar el sentimiento de “aventura”.


3. Escapa de la intimidad

Por lo general, estos hombres escapan de la intimidad ya que representa una mayor conexión con su pareja estable. Puede estar muy enamorado, pero su condición lo supera.


4. Se reduce el contacto sexual

Estas personas diferencian muy bien el “amor” del “enamoramiento”, y muchas veces son incapaces de mezclar ambas por eso se ven obligados a tener a la esposa en casa y a la amante en otro sitio. Con la primera, sienten estabilidad y con la segunda, aventura. Esta es la razón por la que se reduce el contacto con la esposa.

El hecho de que una persona busque fuera del hogar la “aventura”, tiene que ver con el instinto, ego, situaciones no resueltas y huecos emocionales que, de alguna forma, subsanan con alguien que les de “importancia o atención”. Tiene mucho que ver con cómo percibe el amor. Las personas que conciben el amor como un todo (sensación de hogar, estabilidad y familia), seguramente serán fieles, solo por cuestiones emocionales.

Y tú, ¿ has sido infiel?

Puede interesarte