Por Diego Cid
27 abril, 2017

No lo digo yo, lo dice la ciencia 🙊

Si a ti no te gusta el alcohol está totalmente bien, más para nosotros, pero si no es el caso entonces prepárate, porque se ha descubierto un nuevo motivo por el cual te gustará beber en eventos sociales. Claro, la desinhibición que causa nos ayuda a entrar en conversación mucho más fácil y garantiza una que otra sonrisa. Incluso puede ayudar a que tú y esa persona especial se pongan más atrevidos.

Pero ojo, dejo en claro que esto tampoco es una alegoría. Recuerda consumir de manera responsable contigo y tu entorno y de más está decir que no bebas en lo absoluto si vas a manejar. Ahora sí, prosigamos.

Retomemos el asunto de esa persona especial, pues hay una bebida alcohólica que puede ayudarte a mejorar tus relaciones sexuales – a menos que seas de esos seres que beben y beben para luego sucumbir ante el sueño.

Según un estudio de científicos italianos, el vino tinto puede mejorar el desempeño y deseo tanto de los hombres como de las mujeres en la cama (o el suelo, la escalera o donde quiera que se les haga más cómodo).

En las mujeres

El consumo de vino incrementa el flujo de sangre a las zonas erógenas lo que aumenta la libido en ellas. Además, sus propiedades afrodisíacas van de la mano con el aroma, pues las distintas acentuaciones como el almizcle, cereza y regaliz son realmente atractivos.

En los hombres

El vino tinto posee quercetina, un flavonoide que bloquea la enzima UGT2B17, impidiendo que ésta envíe señales al hígado para que deseche la testosterona, además de ayudar a prevenir la obesidad y el cáncer, entre otras cosas. La testosterona circula por el cuerpo durante más tiempo, la cual ya sabemos se asocia al deseo y desempeño sexual. Aunque claro, esto también podría bajar nuestras defensas, así que tampoco hay que abusar.

En realidad, ninguno de los sexos debiese abusar, pues los efectos positivos para mantener relaciones se esfuman cuando nos pasamos mucho de copas.

Según estiman los estudios, dos son suficientes. Beber de más podría hacer que nos llevemos más de una decepción.

Sí, como aquella fiesta de año nuevo que aún estás intentando olvidar. ¿No? ¿Soy sólo yo?

Puede interesarte