Por Camilo Fernández
5 marzo, 2018

Ser madres al mismo tiempo parece una buena idea, a menos que no quieras.

Las amistades son muy importantes. Influyen prácticamente en toda tu vida social. Hacia dónde van a salir, a qué hora, qué van a comer y algunas llegan hasta mimetizarse y hablan y visten iguales. Mientras no se presten al novio, no hay problemas. Excepto uno. 

Un nuevo estudio reveló que si dos mujeres que son amigas de hace un tiempo y una de ellas queda embarazada, la probabilidad de que la otra también lo quede aumentan considerablemente. 

Pixabay

En el estudio estuvo a cargo de Nicoletta Balbo, doctora en la Universidad de Bocconi en Italia y Nicola Barban, socióloga en la Universidad de Groningen, y dice que los “los amigos son igual o más importantes que los hermanos y otros miembros de la familia” en tiempos actuales, relatando que cuando una hermana tiene un hijo, a la otra hija también le dan ganas de tener uno con el paso del tiempo.

El estudio contó con una muestra de 700 mil mujeres estadounidenses durante un periodo de 15 años, con mujeres desde los 15 hasta hasta que tuvieron 30. 

Pixabay

Para este caso, se analizaron solo los embarazos que fueron intencionales y se determinó que las personas se comparaban con sus amigas y se sentían más presionadas por tener hijos si sus amigas ya lo hacían.

“En general, esta investigación demuestra que las decisiones de fertilidad no solo están influenciadas por las características y preferencias individuales, sino también por la red social en la que los individuos están integrados”, señaló Balbo.

Pixabay

Al observar a las amigas tener hijos, era una fuente de aprendizaje sobre la maternidad, además de traer ventajas si ambas tenían niños al mismo tiempo, como reducir el estrés asociado al embarazo y ser madres por primera vez. Si ambas son madres, el lazo de fraternidad también se afianza. 

“Sincronizar la maternidad con amigos puede reducir el riesgo de ser dejado atrás por amigos que ya tienen un hijo”, señaló el estudio

Puede interesarte