Por Sole Ramírez
29 septiembre, 2016

¿Haz soñado alguna vez con aguas turbias? No es una buena señal.

El agua es una representación muy clara de lo que está pasando en nuestro interior, por eso es sencillo identificar lo que sientes a través de los sueños en los que aparece. Además, es uno de los casos más recurrentes a la hora de dormir, por lo que casi todos tienen este tipo de sueños de vez en cuando. Lo importante es que entiendas qué significa cada uno de ellos y así los puedas utilizar para conocer mejor lo que pasa en tu interior.

1. Cuando el agua es tormentosa, turbia, o en forma de olas

Puede significar que estás pasando por un período de mucha ansiedad y miedo. Algo te está preocupando y te pone bastante nerviosa. Puede ser relacionado con tu vida personal o profesional.


2. Cuando estás nadando, o flotando tranquilamente en ella

Esto puede simbolizar que estás adaptándote a nuevos cambios en tu vida. Si estás nadando sin problema significa que no te está costando. En cambio, si nadas contra la corriente puede significar que aunque no es tan sencillo lo estás logrando.


3. Si sueñas que estás dándote un baño o una ducha

Puede significar que tienes algunas cosas que soltar. Un baño significa limpiar, dejar ir. Muchas veces puede representar sentimientos negativos que te están invadiendo y es hora de que se vayan.

Debes entender estos sueños para poder enfrentar esa situación que te tiene atormentado o preocupado.