Por Pilar Navarro
1 junio, 2015

¿Le has hecho una de estas preguntas a alguien alguna vez?

Creo que no siempre pensé igual y en parte se debe a que no siempre supe la realidad de las mujeres que conocía. Empiezas a pasar los 45 años y cada vez que te encuentras con una mujer o una nueva potencial amiga una nueva puerta se abre para conocer a un ser humano increíble. Soy madre de 2 chicas que ya están en la universidad y que pronto decidirán irse de casa por lo que gran parte de mi identidad se ve definida por esto y de una u otra forma, asumí que era así para muchas. Lo que aprendí no fue sencillo pero fue iluminador y me ayudó a comprender que estaba ignorando una parte importante de muchas mujeres y no sólo de las de mi generación.

1462

@juliette_x

Un día conocí a  mi amiga, que en este caso llamaré Ana, quien actualmente es una de las personas más cercanas que tengo. Sin embargo, es posible que si no hubiese visto las cosas desde otra perspectiva y si ella no hubiese estado dispuesta a enseñarme, todo hubiese sido muy diferente. Una tarde bebíamos café y hablábamos sobre las cosas que nos gustaban y lo que esperábamos de la vida. Aún no nos conocíamos tanto y fue ese el momento en el que sin mucho cuidado le pregunté «¿Y tú? ¿Tienes hijos?» Ella puso una cara extraña y me dijo «no». De forma descuidada la presioné y le dije «pero ¿por qué no?»  Ana me miró y simplemente me respondió «me tengo que ir».

Claramente la historia no terminó allí porque sino hoy no tendría la posibilidad de decir que soy su amiga y es por esto que quiero compartir esta historia, para que todos podamos llegar a ese lugar donde no es necesario cuestionar a una mujer, sin importar su edad, por haber decidido no ser madre.

1. No asumas que sabes la razón

1464

Sabine Hanegraaf

Porque la verdad es que no la sabes. Quizás no quieren, quizás quisieron pero ya no, quizás nunca lo pensaron y ya no es el momento, quizás no quieren considerar la adopción, quizás no son buenas con los niños o quizás sí. No lo sabes y no es necesario que te lo expliquen a menos que ellas mismas decidan hacerlo.


2. No juzgues

No tener hijos no cambia en nada lo que son, yo misma sigo siendo igual de increíble que antes de tener hijos. Ser madres no nos da súper poderes ni nos convierte en mejores personas, simplemente nos hace mujeres que decidimos dar vida a pequeños seres, pero las familias no siempre necesitan hijos para ser familias.


3. No las estereotipes

1463

Aline Mocinos

¿Eso de la mujer sola y los gatos? ¿O la mujer que al final de sus días se arrepiente? Son estereotipos, imágenes que hemos creado de una cierta realidad. Cada persona es un universo en sí mismo por lo que sé cuidadosa y escucha atentamente lo que tiene que decirte para conocer su realidad.


4. No sientas tristeza

En serio, no se sienten mal por no ser madres y en general es una decisión consciente que no las hace sentir mal consigo mismas. Si ellas no se sienten tristes ¿por qué deberías hacerlo tú?


5. No asumas que no les agradan los niños

1461

Anna Lee

No porque no tengan hijos no son geniales con los niños. Todo depende, pero en el caso de Ana, creo que es la mejor tía que sus sobrinos podrían tener.

A mi amiga quiero agradecerle su amor y su paciencia y su deseo de hacerme entender su mundo. Creo que nunca podré olvidar lo que este ejercicio en empatía hizo por mí y la forma en la que, gracias a ella, he podido seguir expandiendo este mensaje.

Puede interesarte